Diputado Barragán: La crisis del Estado en Venezuela es existencial

Foto: Cortesía

 

“El problema del Esequibo no es un asunto baladí y ocasional, sino obedece a una crisis de mayores e insospechadas consecuencias”, expresó el diputado Luis Barragán luego de la sesión relacionada con la llamada judicialización del conflicto territorial.

Nota de Prensa

Consabido, en la más reciente sesión ordinaria de la Asamblea Nacional fue abordado el problema por el parlamentario de Vente Venezuela, al igual que los diputados María Albert Barrios (PJ), William Dávila (AD) y Rafael Veloz (VP), expresando un consenso al que aribaron  la Fracción del 16 de Julio y la de la MUD.

Reconocido vocero en la materia, proponente de la Comisión Mixta de la AN especializada en la materia, llamó la atención dos referencias hechas en la citada sesión por el diputado Barragán en torno a lo que llamó la crisis existencial del Estado y la atención que el sistema político le prestaba antes al asunto, en contraste con la de ahora.

“El enfoque de la materia amerita de un distinto paradigma, pues, ya no se trata de acreditar y legitimar nuestra histórica reclamación, sino de ajustarla a una crisis superior que es la del Estado y su sistema político. Por ello, en nuestra modesta intervención, en la cámara (https://www.youtube.com/watch?v=l4g7LMkYUIY&t=6s),  insistimos en dos fenómenos ineludibles que van más allá de la no comparecencia ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya, planteado el conflicto por la República Cooperativa de Guyana”.

En un sentido, el parlamentario señaló que la crisis del Estado es existencial: “No se trata la ya convencional del Estado Nacional frente a la globalización, sino la del propio Estado y uno de sus clásicos y esenciales componentes, como es el territorio. A la pérdida del control territorial por el Estado en caseríos, aldeas, pueblos y ciudades, cedidas al hampa organizada, se suma la de un extenso territorio como el Esequibo que la dictadura socialista ha entregado a los intereses geopolíticos de la dictadura cubana. Comenzando por la desprofesionalizada cancillería, el Estado en Venezuela se ha incapacitado para defenderlo e, incluso, para argumentar esa defensa, por lo que el reto ya no es sólo el de recuperar ese territorio o el de revindicar más de cien años de lucha por él, sino el de reconstruir la más elemental noción del Estado mismo en Venezuela”.

Advirtió que el problema no se circunscribe únicamente a un incidente, como el de la remisión del caso que hizo el Secretario General de las Naciones Unidas a La Haya, porque serán otros incidentes más los que vendrán.

 

“He acá un problema del sistema político, tal como lo ejemplificamos en la sesión de la Asamblea Nacional. Antes, bajo un gobierno democrático, cualquier diligencia sobre el Esequibo sabía de una amplísima difusión e investigación parlamentaria, aunque se estaba bajo el asedio de la insurrección armada de la izquierda y el golpismo de derecha, como sucedió en 1966 al firmarse el Acuerdo de Ginebra; ahora, bajo una dictadura que no enfrenta a guerrilla alguna ni conoce de eventos como el tristemente célebre del 4-F, la censura es absoluta y sólo sabemos del mal cuando es irremediable”.

Finalmente, acotó el diputado Barragán, adscrito a la Fracción Parlamentaria 16 de Julio, que la misma insistirá en el seguimiento del problema esequibano.