Economistas del BCV denuncian que nombramiento de Calixto Ortega y demás directores del BCV es ilegal

 

En comunicación dirigida a la redacción de lapatilla.com, un grupo de profesionales de las ciencias económicas que laboran en el Banco Central de Venezuela, denuncian ante la opinión pública la ilegalidad del nombramiento de Calixto Ortega S. y demás directores, por parte de la constituyente cubana, como ilegal

Por lapatilla.com

En su comunicación expresan:

Los economistas del BCV, en acato a la Constitución y las leyes, nos dirigimos nuevamente a la opinión pública nacional e internacional para dejar claramente establecido que el nombramiento del señor Calixto Ortega S. y demás miembros del Directorio del BCV, es nulo de toda nulidad por provenir tal hecho de una Constituyente ilegal y no reconocida ni nacional ni internacionalmente. Por tanto, todo acto que ejecute ese Directorio carece de legalidad. En este sentido, conviene invocar el principio constitucional según el cual todo acto emanado de una autoridad usurpada es ilegal.

Adicionalmente, debe resaltarse que ninguno de los directores del BCV, incluyendo al supuesto presidente, Ortega, cumple con lo exigido en el artículo 18, numeral 2 de la Ley del BCV que norma que para ser miembro de la directiva del BCV debe ser una persona de reconocida experiencia en materia monetaria y financiera con al menos diez años de experiencia comprobada en la materia. Ninguno de esos sujetos cumple ese requisito indispensable. Se trata simplemente de activistas políticos y fanáticos ideológicos.

Por tanto, cualquier actividad que realice el directorio o el presidente designado por la Constituyente carecerá de fundamento legal y posteriormente será demandado y sus responsables, directos o indirectos, penalizados conforme a la ley. De esta manera, no serán válidas las representaciones ante organismo internacionales y entes multilaterales donde el voto del presidente del BCV cuente, como son los casos del FMI, BM y la CAF, tampoco la firma de contratos para la realización de swaps de oro o de cualquier tipo, lo mismo que la importación de billetes y la realización de operaciones de redescuentos o la concesión de anticipos que sean aprobados por el Directorio del BCV, entre otras cosas.

Basta de irrespetar y violar descaradamente la ley. Los economistas del BCV queremos que el país conozca que a pesar de las dificultades y la persecución hay reserva moral en el BCV para defender una institución fundamental para la estabilidad monetaria del país.