Los venezolanos, los que piden más asilo tras afganos, sirios e iraquíes

Venezolanos llegan al aeropuerto de Boa Vista (Brasil). Las autoridades brasileñas trasladaron desde Boa Vista, el principal punto de acogida de la inmigración venezolana, a 233 ciudadanos de esa nación caribeña que han decidido intentar rehacer sus vidas en Sao Paulo y Manaus. EFE/Joédson Alves

 

Los venezolanos llevan años abandonando su país empujados por una crisis humanitaria y política que no deja de agravarse, pese a los intentos del Gobierno de Nicolás Maduro de negar la evidencia. A la escasez de alimentos, de medicinas, de servicios básicos -con cortes constantes de luz y de agua- y a una inflación galopante, que este año podría alcanzar casi el 14.000%, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se suma la violencia. Según el Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV), en 2017 se produjeron en su territorio un total de 26.616 asesinatos, lo que según el organismo le sitúa en «el segundo país más violento de la Tierra». Mientras, en el Índice de Transparencia de 2017 ocupa el puesto 169, de una lista de 180 países, lo que sitúa a Venezuela entre los más corruptos del mundo. Así lo reseña abc.es

Por Susana Gaviña

Todos estos factores, y la falta de perspectiva de que la situación mejore, ha llevado a que se triplique el número de solicitudes de asilo presentadas por los venezolanos en 2017, que ascendieron a 111.600 peticiones,una cifra muy superior a las 34.200 de 2016 y las 10.200 de 2015, según el Informe Mundial de Tendencias de desplazamientos de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), presentado ayer en Ginebra. Este incremento convirtió a Venezuela el año pasado en el cuarto país con más demandas de protección de sus ciudadanos en el exterior, y en el primero si hablamos de un país que no está en guerra (le superan Afganistán, Siria e Irak).

Peores cifras para 2018

La cifra de 2017, lejos de ser algo extraordinario, parece ser solo el aviso de que la situación puede empeorar. Así lo dejaba entrever ayer el alto comisionado de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, durante una rueda de presa, en la que afirmó que los datos de 2018 no disminuirían, sino que «van a aumentar», informa Efe.

¿Pero dónde buscaron refugio estos miles de venezolanos? Entre los países que más solicitudes de asilo recibieron en 2017 de estos ciudadanos se encuentran Perú (33.100), seguido de Estados Unidos (29.900), Brasil (17.900), España (10.600), Panamá (4.400), México (4.000) y Costa Rica (3.200). Según el informe, desde comienzos de 2015 más de 166.000 venezolanos han pedido asilo, un 75% de ellos el año pasado. Acnur estima que en los últimos años más de un millón y medio de venezolanos han abandonado su país debido a la «compleja situación socioeconómica y política».

Pero el asilo no es la única fórmula que utilizan los venezolanos para escapar de la crisis. El año pasado 345.600 fueron registrados bajo la categoría «otros grupos de preocupación», que también requieren de protección y asistencia cuando abandonan su país, en este caso por «el complicado entorno de seguridad, la pérdida de ingresos por la actual situación económica y la escasez de alimentos y medicinas».

Según el informe, a principios de 2018 medio millón de venezolanos habían accedido a otras formas legales de acogida bajo legislaciones nacionales o regionales en Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Colombia, en los que habrían obtenido permisos temporales de residencia, visados humanitarios o de trabajo para inmigrantes. En el caso de este último país, una investigación publicada ayer por «El Nacional», y que ha sido elaborado por el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia (RAMV) a lo largo de los dos últimos meses, confirma que en la actualidad hay 442.462 venezolanos cesados en Colombia, de los que 232.776 llegaron este año. Del total de venezolanos residentes, 395.594 querrían establecerse en el país, a largo, medio o corto plazo; mientras que 38.214 preferirían volver a Venezuela; y un grupo muy reducido, formado por 8.654 personas, estarían en tránsito hacia otro país.

«América Latina tiene una variedad de instrumentos institucionales para proteger a las personas que vienen a los países de la región, que quizás sea la mejor del mundo», afirmó Grandi.

EEUU, el mayor receptor

En cuanto al resto de países que lideran la lista de peticiones de asilo en 2017, un dato a destacar es que por primera vez desde 2013, Siria, en guerra desde hace siete años, ha dejado de encabezarla, ya que fue superado por Afganistán, con 124.900 peticiones, por encima de las 117.100 solicitudes de Siria, o las 113.500 de Irak.

El informe también subraya que por primera vez, desde 2012, Estados Unidos se convierte en el mayor receptor de solicitudes de asilo, con un total de 331.700 en 2017, lo que supone un 27% más que el año anterior, y casi el doble que en 2015. Algo que no deja de sorprender tras el endurecimiento de la política migratoria implantada por el presidente Donald Trump, que asumió su cargo el 20 de enero del año pasado. Casi la mitad de la solicitudes procedían de El Salvador, Guatemala y Honduras.

En contraste, las peticiones de asilo para quedarse en Alemania descendieron un 73%, respecto a 2016, situándose en 198.300, muy por debajo de las 722.400 del año anterior.

Según Acnur, en 2017, hubo un total de 1,9 millones de solicitudes de asilo en todo el mundo, para 162 países; una cifra ligeramente inferior a la de 2016, que se situó en 2,2 millones.