Conducen a Martinelli desde cárcel panameña para su audiencia

Archivo / EFE

 

 

El expresidente Ricardo Martinelli fue conducido a avanzadas horas de la tarde de hoy desde la cárcel El Renacer hacia la sede de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para una audiencia de acusación en su contra por un caso de supuesto espionaje telefónico.

EFE

La negativa del exmandatario a comparecer a la audiencia, alegando que el Supremo panameño perdió competencia para procesarlo porque ya renunció como diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), retrasó el acto judicial que estaba programado para comenzar en horas de la mañana.

Voceros y abogados de Martinelli, acusado de espionaje telefónico a más de un centenar de personas en su mandato (2009-2014), dijeron a los periodistas que el exgobernante fue trasladado hacia la CSJ con una vestimenta no adecuada.

“Vino un escuadrón a sacarlo, un escuadrón de policías”, dijo el abogado Ronier Ortiz, del equipo de defensa de Martinelli, en tanto que su portavoz Luis Eduardo Camacho indicó que el expresidente fue traslado casi “sin ropa”.

Martinelli fue trasladado hacia la Corte Suprema de Justicia en una caravana de automóviles bajo fuertes medidas de seguridad, desde la cárcel El Renacer que está localizada en las orillas del Canal de Panamá, en la periferia este de la capital.

El exmandatario llegó a la CSJ esposado y con una camiseta negra, tras haberse negado a asistir a la audiencia intermedia solicitada por el magistrado fiscal Harry Díaz, que será presidida por el juez de Garantías Jerónimo Mejía.

Martinelli, de 66 años, se niega a asistir a la audiencia de acusación con el argumento de que renunció el pasado viernes a la diputación del Parlacen y, en consecuencia, la Corte Suprema perdió competencia sobre el caso, que pasa entonces a los tribunales ordinarios.

Los querellantes en el proceso contra Martinelli por las escuchas ilegales pidieron hoy que el expresidente, quien se “atrincheró” en su celda, fuera conducido a la fuerza a la audiencia de acusación, programada por el Supremo para este lunes y que no había iniciado debido a su ausencia.

Por su parte, los defensores aseguran que Martinelli no podía ser obligado a comparecer ante el magistrado juez de Garantías.

Camacho había señalado que el expresidente “voluntariamente no sería llevado” a la sede de la Corte Suprema, y que si finalmente le llevan “es a la fuerza”, lo que constituiría “otra violación a los derechos humanos y derechos procesales”.

Martinelli está detenido en la cárcel de mínima seguridad El Renacer desde el pasado 11 de junio cuando llegó extraditado de EE.UU., donde estuvo preso un año en razón del pedido de extradición por el caso de las escuchas.

El exgobernante se fue de Panamá el 28 de enero de 2015, el mismo día que le fue abierta la primera de cerca de 10 causas penales por el Supremo, aunque solo podrá ser procesado por las escuchas ya que fue extraditado bajo el principio de especialidad previsto en un tratado bilateral de 1905.

El pleno del Supremo negó la semana pasada a cambiar la detención en la cárcel por un arresto domiciliario, como pidió la defensa, y rechazó dos “habeas corpus” a favor de Martinelli. EFE