Escuelas y comunidades de Guyana comienzan a recibir niños y familias venezolanas en indigencia

Sylvie Fouet, Unicef

La Representante de la UNICEF en Guyana y del Programa de País de Suriname, Sylvie Fouet, dijo que 11 de las 74 escuelas en la Región 1 están aceptando niños de la vecina Venezuela.
Los niños hispanohablantes tienen entre 10 y 20 años.

Por: Guyana Chronicle / Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Durante una reciente reunión con reporteros, Fouet dijo que UNICEF ha estado en el terreno y ha evaluado la situación.

“Hemos estado recibiendo información, hemos estado visitando escuelas y hemos visto a niños incluidos en las escuelas”, dijo el representante de UNICEF en el país. Ella, sin embargo, en ese momento no pudo divulgar el número de niños hispanohablantes en esas 11 escuelas.

La barrera del idioma es uno de los desafíos que enfrentan los niños venezolanos y, como tal, UNICEF ofrecerá apoyo en forma de intérpretes. El representante de UNICEF en el país también dijo que la Representación ofrecerá el apoyo necesario a la Red de Trabajadores Sociales.

“La mayoría de las comunidades que hemos visitado en realidad absorbían no solo a los niños sino a las familias, principalmente en el área amerindia”, dijo. El enfoque también se está poniendo en el agua y el saneamiento.

Según los informes, el Ministerio de Ciudadanía y las agencias de inmigración pertinentes están instaurando sistemas para ayudar a los venezolanos indigentes afectados por las graves dificultades económicas de su país y buscar refugio aquí.

En abril, el Ministro de Ciudadanía Winston Felix había dicho que Guyana no era una excepción, ya que los venezolanos siguen viniendo casi todos los días, algunos legalmente y otros ilegalmente. Félix indicó que Guyana está tratando de adoptar un enfoque más receptivo a la situación.

Las comunidades fronterizas con Venezuela habían informado a las autoridades locales que decenas de venezolanos estaban cruzando a Guyana en busca de alimentos, atención médica e incluso oportunidades comerciales.

Los líderes de las aldeas en esas comunidades habían solicitado al gobierno de Guyana suministros adicionales para acomodar la afluencia de venezolanos, ya que los materiales regulares que se entregan ya no podrían sostenerlos ni a sus vecinos extranjeros.

Algunos venezolanos han venido al país legalmente y se han reportado ante la oficina ampliada del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) aquí para obtener el estatus de refugiados.

La crisis socioeconómica en Venezuela ha visto un éxodo masivo del estado bolivariano. La Organización Internacional para las Migraciones ha informado que aproximadamente 1,6 millones de venezolanos abandonaron el país en 2017, en comparación con 700,000 en 2015, con un estimado de 1.3 millones buscando refugio en las Américas, incluido el Caribe.

Tanto Colombia como Brasil han ajustado sus fronteras, debido a la afluencia de “cientos de miles de migrantes desesperados” que buscan atención médica, alimentos y principalmente empleos para enviar dinero a sus familias.

Trinidad y Tobago se ha vuelto más elocuente sobre la afluencia de venezolanos en la nación de islas gemelas, mientras que otros países del Caribe, entre ellos Santa Lucía, han expresado su preocupación por la migración venezolana.