Pedro Vicente Castro Guillen: La habitación del pánico

Pedro Vicente Castro Guillen @pedrovcastrog

 

El régimen de Nicolás Maduro se ha venido encerrando en una verdadera habitación del pánico cuyos materiales de construcción son sus propias acciones en el intento inútil de permanecer eternamente en el poder. Acciones como desconocer la Asamblea Nacional, conculcar el derecho constitucional a un revocatorio en el 2016, elegir ilegalmente una asamblea nacional constituyente en el 2017 y realizar una ilegal elección presidencial en el 2018 son los materiales que han construido un cerco alrededor del oficialismo y con que pretende sustentar su permanencia en el poder.

No es el asedio de la Comunidad Internacional la responsable de que el oficialismo en su fobia por abandonar el poder se encuentre refugiado en la habitación del pánico, sino que esta comenzó a construirse contra los venezolanos que desde el referendo constitucional del 2007 rechazamos el proyecto castro-chavista que se presentó en esa oportunidad. A partir de ahí el chavismo comenzó un repliegue sobre sí mismo, cada vez más a alérgico a la crítica y a la disidencia y se enfrentó cada vez con mayores dosis de represión a cualquier manifestación democrática.

La habitación del pánico se viene constituyendo en cada vez la única opción del régimen en la medida en que los cercos que ellos mismos han levantado en forma de controles económicos y frente a la imposibilidad de acceder a fuentes de financiamiento internacional junto a la irracional destrucción de nuestra industria petrolera PDVSA única fuente de divisas, se ha convertido en múltiples pesadillas que se nos presentan en forma de una proterva de escasez de alimentos y medicinas y de una atroz hiperinflación para la cual Nicolás no tiene ninguna forma de enfrentar y por ello continuará sine die agravándose mientras éste continúe en el poder.

La última sustitución de ministros del gabinete es la prueba más fehaciente del encierro del castro-chavismo-madurismo, ya no es ni siquiera un gobierno del PSUV sino una representación Liga Socialista-Tupamaros. No se aíslan sólo respecto del país opositor, sino que comienzan a reducirse frente a los propios sectores que supuestamente componen la coalición en el poder. No se muestra ninguna intención de abrirse ni siquiera a reformas que pudieran venir de lo interno prestando atención algunas críticas de miembros del oficialismo como Roy Daza, Carlos Mendoza Potelá, Ricardo Sanguino entre otros. Al contrario, todo parece indicar que se aferraran a la política que ha conducido a la debacle del país, como se manifiesta en la toma de los mercados, que lo que significa es que nos quedaremos más rápidamente sin comida por que desaparecerán los stocks de mercancías y se distorsionarán los canales de distribución.

Frente a esta dramática situación hay que insistir en la lucha social, en tratar de unificar las protestas populares que por miles se realizan todos los días y encauzarlas hacia la procura de una salida del castro-chavismo-madurismo del poder y rescatar la institucionalidad republicana y democrática que nos permita recuperar la senda del desarrollo económico y social.

@pedrovcastrog