Con la hiperinflación sistemas de facturación y máquinas fiscales quedan obsoletas

Puntos de venta quedan obsoletos ante la hiperinflación venezolana // FOTO archivo 

 

Los consumidores se preguntan por qué los retrasos a la hora de cancelar en supermercados, farmacias, ventas de repuestos. También existe la inquietud sobre por qué hay que pagar en parte o facturar por partes a la hora de hacer una compra.

Por Ginette González / Descifrado

Según el establecimiento hay que facturar cada 10 millones, 20 millones ó 90 millones por ejemplo. Es decir, no se puede pasar un mercado de Bs. 30 millones de una vez porque “el sistema no lo permite” dicen los cajeros. Esta situación genera inseguridad y desagrado entre los clientes y algunos confiesan que salen de los establecimientos preocupados porque alguien los persiga, atraque o secuestre pensando que manejan grandes cantidades de dinero.

La Hiperinflación ha dejado en la obsolescencia a las impresoras fiscales y a los sistemas de facturación:

  1. Impresoras fiscales: los técnicos explican que en la mayoría de los casos tienen problemas con los campos. Es decir, no pueden registrar cantidades en dígitos. Por ejemplo este es el caso de los supermercados. Algunos tienen un tope de 20 millones por compra y si usted debe cancelar un monto mayor pasan los productos por partes de 20 millones.
  2. Sistemas de facturación: cada establecimiento tiene uno diferente, pues hay varios en el mercado.Generalmente no tienen limitaciones a nivel del monto total, sino de los precios unitarios.
  3. Límites de puntos de venta: las diferentes instituciones financieras tienen monto máximos para las transacciones en los puntos de venta y esto también que los pagos deben hacerse por partes.

 

 

Siga leyendo en Descifrado