AN mediará en el conflicto salarial del sector salud

Foto: El gremio de salud solicitan el apoyo de la Comisión de Desarrollo Social de la AN / @joseolivaresm – Twitter

 

La Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento) informó que mediará en el conflicto salarial entre los trabajadores del sector salud y el Gobierno de Nicolás Maduro, que ha mantenido a los enfermeros del país en protesta continua desde la semana pasada, reseña EFE.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la AN, el opositor José Manuel Olivares, dijo al término de una reunión con varios gremios sanitarios que el Legislativo asumirá “la protección y mediación” del conflicto desde “hoy mismo”, al tiempo que respaldó las demandas de los trabajadores.

“Se exigen soluciones y además se notifica a organismos internacionales para la debida protección y agilización de soluciones al gremio de la salud, que hoy se encuentra protestando”, añadió el diputado.

Luego de la reunión, los diputados de la Comisión de Desarrollo Social recorrieron las instalaciones del Hospital Universitario de Caracas (HUC) y constataron las fallas en la dotación de equipos y materiales.

Los gremios de enfermeros y trabajadores del sistema de atención pública de Venezuela protestan desde la pasada semana en demanda de incrementos salariales y de mejores condiciones de trabajo, pues también denuncian el insuficiente equipamiento de los hospitales.

Aunque fueron los enfermeros los primeros en protestar, hoy trabajadores obreros, administrativos y médicos respaldan las manifestaciones.

Este martes, los enfermeros reiteraron que la protesta continúa de manera “indefinida”, aunque en días pasados señalaron que las urgencias así como las inmunizaciones son atendidas pese al paro de actividades.

Chaira Moreno, trabajadora del HUC, dijo durante la reunión celebrada hoy que a los enfermeros se les paga “como bachilleres” pese a ser profesionales, y pidió que los sueldos del sector sean “equiparados a la canasta básica”, que ronda los 300 millones de bolívares.

“Nosotros en salud damos vida, tenemos que tener los mejores salarios que tenga Venezuela”, agregó.

La nutricionista del mismo centro, Marzia Schettini, denunció que los pacientes hospitalizados apenas reciben alimentos: “Es inhumano que un paciente en la mañana coma una arepa frita, una arepa asada, un bollito (…), no contamos con vegetales, frutas, proteínas”.

Venezuela, el país con las mayores reservas probadas de petróleo en el planeta, padece una severa crisis económica que se traduce en escasez alimentos básicos y medicinas, así como en hiperinflación, un fenómeno que dificulta aún más la obtención de productos de la cada vez menor oferta de ellos.

Los enfermeros del país señalan que sus ingresos mensuales no superan los dos millones de bolívares (poco más de 17 o 0,80 dólares según las tasas oficiales).

Médicos, bioanalistas y obreros denuncian que sus salarios son similares o incluso menores.

En tal sentido, la también diputada opositora Manuela Bolívar dijo hoy que el sistema público de salud se mantiene gracias a la “labor voluntaria” de sus trabajadores, pues sus ingresos son “una miseria”.

“Aunque la lucha sea salarial tiene que haber en el país un cambio en el modelo económico (…) estamos viviendo un colapso”, señaló.

Tras escuchar los diferentes planteamientos de los distintos sectores de la salud, el parlamentario José Manuel Olivares anunció las siguientes resoluciones de la Comisión de Desarrollo Social de la AN:

-Presentar ante la Presidencia de la República, Fiscalía y Defensoría un documento para la protección y mediación de la conflictividad del sector salud.

-Establecer una agenda para que los diputados miembros de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional puedan recorrer los hospitales públicos para constatar la situación de las instituciones.

-Invitar a todos los gremios del sector salud a asistir a la plenaria de la Asamblea Nacional el próximo martes 10 de julio.

-Consignar un documento para exigir inmediata liberación del licenciado en enfermería, Alfonso Román del Hospital Universitario de Caracas, quien fue detenido por funcionarios del Cicpc el pasado 4 de junio por tener insumos médicos en el casillero.