Cientos de niños migrantes abandonados a su suerte en París, según HRW

La policía revisa documentos de identidad después de detener la distribución de alimentos, agua y ropa en una zona industrial de Calais. Mail on Sunday/Philip Ide – hrw.org

 

“Cientos de jóvenes migrantes” que llegaron sin familia a Francia están “abandonados a su suerte en París” debido a que se les asigna una edad errónea, denunció el miércoles la organización Human Right Watch (HRW), una acusación desmentida por la alcaldía de París y la Cruz Roja, reseña AFP.

“En París, las autoridades de protección de la infancia utilizan procedimientos defectuosos para evaluar la edad de los niños migrantes que viajan solos, excluyendo así a gran parte de ellos de la atención” a la que tienen derecho, afirmó la ONG en un informe titulado “Es una lotería”.

Cientos de migrantes menores de edad duermen en las calles de París, denunció la organización, que cita testimonios de niños procedentes de países como Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil o Afganistán.

Para que las autoridades se hagan cargo de ellos, los menores que llegan a la capital francesa deben someterse a un dispositivo gestionado por la Cruz Roja, que determinará su edad.

Sin embargo, según HRW, debido a “prácticas arbitrarias”, algunos pueden ser “considerados erróneamente como adultos” en base a su “apariencia física”.

La Cruz Roja rechazó estas acusaciones asegurando que utiliza un sistema de referencia para evaluar la edad de estos jóvenes. “Más de 6.600 personas fueron acogidas” gracias a este dispositivo el año pasado, añadió este organismo humanitario internacional en una carta.

Cerca de 15.000 “menores no acompañados” fueron entregados a los servicios sociales para la infancia en 2017, lo que corresponde a un aumento de 85% en un año. Reconocer que son menores de edad es crucial ya que esto determina si pueden acceder a un alojamiento y a la educación. Además, no pueden ser expulsados.

La alcaldía de París criticó por su parte el método declarativo de la investigación de HRW y la base pequeña del número de encuestados. Afirmó además que lanzó un “plan de acción” en 2015, año en el que la llegada de migrantes a Europa alcanzó máximos, dando más personal a los equipos de evaluación y reforzando el dispositivo para alojar a los jóvenes a la espera de dichas evaluaciones.