A Dios rogando: Ministro Quevedo pide en misa por la recuperación de la producción de Pdvsa

El ministro de Petróleo venezolano, Manuel Quevedo, y su esposa Mary de Quevedo, ofrecieron ofrendas en la misa para la recuperación de Pdvsa (Foto Minpet)

 

La misa se llevó a cabo en viernes en las instalaciones del Complejo MinPetróleo – PDVSA, ubicado en La Campiña, Caracas.

Por lapatilla.com

La eucaristía estuvo oficiada por el Sacerdote Pablo Urquiaga, párroco de la iglesia La Resurrección del Señor, ubicada en Caricuao, y asistió el ministro de Petróleo y presidente Pdvsa, Manuel Quevedo y su esposa Mary de Quevedo, gerente general de PDVSA La Estancia junto a trabajadores del Ministerio del Petróleo y sus entes.

En la nota de prensa del Minpet se lee que “fue extendido un mensaje de amor, unión y paz. “La recuperación de PDVSA es también la recuperación de todo el país”, habría dicho el párroco Urquiaga.

“Este espacio de paz y espiritualidad estuvo acompañado por las peticiones de la clase trabajadora dirigidas a la recuperación productiva de la industria, la unión familiar, la solidaridad, el compañerismo y por el bienestar del país”, acota la nota de prensa del ministerio.

El detalle de la ofrenda

 

 

Como si fuera el pan y el vino, los elementos tradicionales de ofrenda en las misas católicas, el ministro Quevedo ofreció al sacerdote una tablita con cuatro potecitos de vidrio, contentivos de crudo pesado de la Faja del Orinoco, Azufre y coke subproductos de los procesos de mejoramiento de los crudos y el último con lo que parece ser una muestra de crudo mejorado.

Como respaldlo a la tablita, una ilustración de la Faja del Orinoco con los bloques que la conforman pintados al tricolor.

Desde que Maduro nombró a Manuel Quevedo, un general de la Guardia Nacional sin experiencia previa en la industria petrolera, como ministro de Petróleo y presidente de Pdvsa, a fines de noviembre de 2017, el país ha disminuido su producción en 537.000 barriles diarios, al pasar de 1,837 millones de bpd en noviembre a 1,300 millones de bpd en junio de 2018, en lo expertos consideran la mayor debacle en la producción petrolera en la historia mundial reciente.