Payasos tristes: un circo en Moscú vive eliminación mundialista de Rusia en plena función

Foto del sábado de los entrenadores de tigres viendo el partido de Rusia por el Mundial junto a sus compañeros del circo Nikulin de Moscú.
Jul 7, 2018
REUTERS/Sergei Karpukhin

 

 

¿Hay algo más desafortunado que tener que trabajar cuando tu selección está jugando los cuartos de final de la Copa del Mundo? Probablemente tener que hacer reír a la gente tras la derrota.

Toda Rusia quedó cautivada por el espectáculo que su selección dio el sábado en Sochi en el partido en el que quedó eliminada del Mundial por penales, incluidos los artistas del Circo Nikulin de Moscú, cuyo espectáculo empezó a la misma hora del pitazo inicial del partido.

Mientras la nación entera vibraba con cada acción del encuentro, los entrenadores de animales del circo, ubicado a unos 1.600 kilómetros del estadio de Sochi, seguían las alternativas del partido en pantallas improvisadas que se balanceaban sobre las jaulas de los tigres.

Los artistas se aglomeraban alrededor de los teléfonos móviles mientras se cambiaban para salir al escenario y se apiñaban para ver una última imagen del partido, en tanto, los felinos los miraban con desdén.

“Realmente queremos que Rusia gane”, dijo la artista de circo Yelena Dragolyova antes de que Rusia cayera 4-3 ante Croacia en los penales. “Esto es como un cuento de hadas que finalmente se hace realidad”, agregó.

Foto del sábado de dos acróbatas viendo el partido de Rusia por el Mundial en el circo Nikulin de Moscú.
Jul 7, 2018
REUTERS/Sergei Karpukhin
Soccer Football – World Cup – Quarter-final – Russia vs Croatia – Moscow, Russia – July 7, 2018 – Gymnasts watch the broadcast of the World Cup quarter-final match between Russia and Croatia at the Nikulin’s Circus. REUTERS/Sergei Karpukhin

 

 

Desafortunadamente para los hinchas rusos, el milagro nunca se materializó. Ivan Rakitic convirtió el último remate de la tanda para establecer una semifinal con Inglaterra, en una dramática definición que hasta captó la atención del payaso David Larible.

El italiano, cuya selección no clasificó a la Copa del Mundo, estuvo entre bastidores viendo la decepción de sus colegas antes de volver a ser el foco de atención y afrontar la difícil tarea de tratar de darle al público ruso un motivo para sonreír tras la derrota.