Instituto Casla denuncia detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas y torturas en Venezuela

Una manifestación en Caracas para protestar por la muerte del insurgente Oscar Pérez durante una operación para capturarlo condujo el lunes a los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad. Pérez, cuyo cuerpo fue enterrado por el gobierno el 21 de enero contra los deseos de su familia, era el hombre más buscado de Venezuela desde que voló un helicóptero policial robado sobre Caracas en junio, arrojando granadas contra la Corte Suprema y disparando contra el Ministerio del Interior. / AFP PHOTO / JUAN BARRETO

 

El instituto checo de derechos humanos Casla, ha presentado un informe que afirma que en Venezuela se han llevado a cabo desapariciones forzosas, torturas y detenciones arbitrarias por funcionarios de seguridad del régimen de Nicolás Maduro.

El pasado 29 de mayo, el instituto alertó de un “recrudecimiento de la represión sistemática” y presentó varias denuncias en contra el gobierno de Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI).

A continuación el comunicado completo: 

En horas de la noche de ayer, Domingo 08 de Julio el 2018, fue detenido por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) el Dr. Alfredo Coronil Hartmann, de 75 años de edad, abogado y politólogo ampliamente conocido y de implacable trayectoria académica. Coronil Hartmann fue detenido sin orden de aprehensión y sin que se conozca la existencia de una investigación en su contra.

A la detención de Alfredo Coronil se suma las detenciones arbitrarias de los ex funcionarios de la extinta Policía Metropolitana, Gilberto Martínez Daza, Valerio Antonio Manzano Ochoa y Gregorio Ramírez. Martínez Daza fue detenido el 4 de Julio en su residencia por funcionarios de la División General de Contra Inteligencia Militar (Dgcim) quienes lo golpearon salvajemente delante de su familia, y “apareció” el día sábado, en el Hospital Militar de Fuerte Tiuna (hospitalito), con evidentes signos de Torturas. Por los golpes recibidos, le desprendieron una malla pulmonar y le abrieron una eventración estomacal, signos de una herida de bala sufrida en su época de policía activo de la PM.

Valerio Manzano Ochoa, fue detenido el 6 de Julio a las 3 de la madrugada por la Dgcim, golpeado brutalmente en el momento de su detención, y se desconoce su paradero, al igual que Gregorio Ramírez, quien fue sacado a golpes de su residencia, el viernes 6 de Julio a las 7 am, por funcionarios del mismo organismo de inteligencia militar.

Queremos alertar sobre la ola represiva e intimidatoria que ejecuta el régimen, utilizando a sus dos organismos de seguridad, que obedecen directamente a la Vicepresidencia de la República, para realizar detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, ejecutar torturas y tratos crueles contra miembros de la sociedad civil venezolana, lideres políticos y oficiales de la Fuerza Armada Nacional. Son 170 los oficiales detenidos por el régimen de Maduro, acusados de supuesta conspiración y rebelión. Son más de 300 presos políticos (incluyendo a los oficiales militares) los que ocupan las cárceles venezolanas, muchos de ellos victimas de torturas y tratos crueles.

Instamos a la Comunidad Internacional a exigir al régimen venezolano, el cese inmediato de la represión, persecución, y ejecución de aquellos delitos considerados Crímenes de Lesa Humanidad, tal y como está estipulado en el Estatuto de Roma. Exigimos el respeto y garantías de los DDHH de Coronil Hartmann, Martínez Daza, Manzano Ochoa y Gregorio Ramírez, así como el de todos los arbitrariamente encarcelados por motivos políticos.

Instamos a la Comunidad Internacional a seguir siendo voz de los que no tienen voz en Venezuela. A seguir denunciando al régimen de Maduro en todas la instancias y Organizaciones Internacionales y a buscar de forma urgente, las acciones que sean necesarias para ayudar a solucionar la gravísima crisis humanitaria, y forzar una salida política para que Venezuela retorne a la democracia.

Praga, 09 de Julio de 2018