Carrasquero y Viera-Blanco: La salida viene de afuera

 

La historia ha demostrado que las diásporas propician transiciones y quiebres de las tiranías. O lo contrario. Su división debilita la lucha contra los dictadores y diezma la movilización interna. Así paso con la antigua Unión Soviética, Yugoslavia o Rumania, donde el comunismo sembró sus raíces sobre la base de la fractura de sus adversarios. En venezuela no habrá guerra.

El guión es otro. Una intervención progresiva, fulminante y aislante de la comunidad internacional que dejará sin margen de maniobra al gobierno. Y este proceso debe ser impulsado organizadamente por la diáspora, armando una transición consensuada e inteligente.

Sin unidad, el dictador dura tanto como duró Nicolae Ceau?escu, Tito o la tiranía comunista sovietica detrás del telón de acero. ¿Por qué no ha caído el régimen Cubano? En la falta de pliegue a la resistencia cubana (interna y externa) están muchas de las respuestas.

Veámonos en ese espejo. Vean el análisis de Carrasquero y Viera-Blanco en la ‘Hacia la Venezuela ideal’ …