Comienza en Nicaragua una multitudinaria marcha contra el presidente Ortega

 

Una multitudinaria marcha denominada “Juntos somos un volcán” comenzó este jueves en la capital de Nicaragua en rechazo al presidente Daniel Ortega, a quien diversas organizaciones humanitarias responsabilizan por la muerte de al menos 351 personas en menos de tres meses.

La marcha se inició de forma pacífica en la Rotonda Cristo Rey, ubicada cerca del centro de la capital nicaragüense y se dirige hacia la Rotonda Jean Paul Genie, en el sureste de la ciudad.

“Estamos aquí para luchar por una causa, que es la libertad de nuestro país, el pueblo de Nicaragua está cansado de la historia dictatorial”, dijo a Efe la joven Valentina Trejos, mientras caminaba con una bandera roja, que “simboliza la represión contra nuestros hermanos caídos”, explicó.

En la marcha participan personas de distintas generaciones, como una abuela que se identificó como Rosa. “Marcho por mis hijos, mis nietos, por una Nicaragua libre”, dijo a Efe.

La caminata, que si bien multitudinaria, inició con menos gente de lo esperado, partió en medio de un ambiente festivo, animado con bandas rítmicas, trompetas de todo tipo y disparos al aire de morteros artesanales, que normalmente son utilizados para animar fiestas patronales y últimamente como método de defensa ante la represión gubernamental.

“Así es esto, se va sumando gente, vamos a seguir aquí por la justicia y la democracia”, dijo el presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Michael Healy, antes del inicio de la marcha, que arrancó una vez que los manifestantes entonaron el himno nacional nicaragüense.

La algarabía no impidió que se escuchara “El pueblo unido jamás será vencido”, una de las canciones de protesta de las manifestaciones de Nicaragua.

Consignas como “¡Eran estudiantes, no eran delincuentes!”, en referencia a los primeros fallecidos durante la represión, eran continuamente repetidas en la marcha, a la que muchos acudieron con los rostros tapados, para evitar ser agredidos por personas afines al Gobierno al regresar a sus casas.

Los nicaragüenses también portaron pancartas con las leyendas “Protestar es mi derecho, reprimir es un delito”, “Porque queremos justicia y democracia”, “Hemos aguantado, pero ya explotamos”, entre otras.

Este es el primero de tres días de protestas multitudinarias contra Ortega y se espera que otras marchas se realicen en diferentes municipios de Nicaragua en lo que resta del día.

Nicaragua atraviesa en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

EFE