Corto y picante: “El desespero”, por @FariasJoseLuis

José Luis Farías @FariasJoseLuis

El circo del régimen continúa. Los disparates van y vienen. Los personajes son los mismos. Y el motivo es inocultable: el desespero. La angustia no impide que el ridículo sea llevado a su más alto grado.

En su afán por disimular y/o esconder la realidad, el G-2 promovió una sesión de disfraces tipo Radio Rochela con Maduro y la primera comandante en Turquía para bajarle el ruido a la cesión del oro a Erdogan y su pandilla. El régimen no ceja en su esfuerzo por conseguir dinero como sea en su desespero por sostenerse a punta de bolsas Clap.

En tanto la señora Tibi oficializa la orden de Miraflores de anunciar elecciones de concejales el próximo 9 de diciembre, con el objeto de alborotarle las lombrices a quienes todavía creen que es posible ganarle unos comicios a la dictadura. Ya algunos se preparan para asistir al convite bajo el discurso “de que no podemos dejar solos a nuestros alcaldes”.

Y la batuqueada de sanciones lanzadas por el gobierno suizo dejó turulato y nervioso a Diosdado quien se desató anoche anunciando “reciprocidad” contra las empresas de capital suizo en Venezuela. Tiemblan en Nestlé. Por lo visto nos quedaremos sin chocolate y chucherías porque la leche hace rato que desapareció.

Pero ni los disfraces, manipulaciones electoreras y amenazas del rufián pueden parar la bola de nieve de la protesta social porque no devuelven la luz al Zulia, no bajan el costo de los colegios privados, no aumentan el sueldo de enfermeras, médicos y universitarios, ni pueden resolver el conjunto de las demandas sociales. Están jodidos y ellos lo saben. Su tiempo se acorta…