Unión Europea y Celac defienden el multilateralismo pero evitaron citar crisis de Nicaragua y Venezuela

El ministro de Relaciones Exteriores en funciones de El Salvador, Carlos Alfredo Castañeda (i), y la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, ofrecen una rueda de prensa tras la clausura de la reunión de ministros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE) celebrada en Bruselas, Bélgica, hoy, 17 de julio de 2018. EFE/ Stephanie Lecocq

 

 

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Unión Europea (UE) apostaron hoy por el multilateralismo frente a las políticas proteccionistas del presidente estadounidense, Donald Trump, en una declaración en la que evitaron citar las crisis en Nicaragua y Venezuela.

“Juntos estamos preparados para abordar de forma conjunta las circunstancias internacionales actuales y los nuevos desafíos globales, así como para seguir fortaleciendo el multilateralismo”, aseguraron en la declaración los ministros de Asuntos Exteriores de ambos bloques, reunidos ayer y hoy en Bruselas.

Esta cita iba a celebrarse en octubre pasado y fue cancelada por la situación en Venezuela.

Las dos partes recalcaron que hay “mucho que ganar de la cooperación en un mundo interconectado e interdependiente”.

“Reafirmamos nuestro compromiso de seguir trabajando juntos para promover más la democracia, mediante elecciones libres y justas, así como mediante el respeto al Estado de derecho y la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas”, destacaron los ministros.

Sin embargo, evitaron incluir en el comunicado final referencias directas a la crisis venezolana y a la que ya ha dejado al menos 351 muertos en Nicaragua en las protestas que desató la reforma de la seguridad social del presidente Daniel Ortega.

Según diversas fuentes diplomáticas, esa posibilidad estuvo en el aire durante la cita, pero finalmente se descartó.

Ante la falta de consenso, trece de los 33 países de la Celac (Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay) expresaron el lunes en un comunicado conjunto su “preocupación” por la situación de Nicaragua y denunciaron la “violación de los derechos humanos” que se produce en ese país.

Por su parte, la representante de la Unión para la Política Exterior, Federica Mogherini, urgió hoy a las autoridades de Nicaragua a “poner fin inmediato” a la violencia, la represión y las detenciones arbitrarias y a respetar las libertades fundamentales.

Mogherini informó en una nota de prensa de que había escrito al ministro de Exteriores nicaragüense, Denis Moncada, “en vista del deterioro de la situación” en su país.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, destacó que el lunes, en la primera jornada de reuniones, los países del llamado Grupo de Lima incluyeron en el orden del día la situación en Venezuela y Nicaragua.

La reunión de ministros ha sido una “ocasión para expresar nuestra gran preocupación sobre la situación en Venezuela”, comentó su homólogo belga, Didier Reynders.

“Muchos países tanto de América Latina como de Europa lo han señalado, al igual que la evolución en Nicaragua”, agregó.

En el ámbito del multilateralismo, los representantes de la UE y de la Celac llamaron a concluir las negociaciones de acuerdos de asociación y comerciales en marcha.

Durante la rueda de prensa posterior a la reunión, Mogherini aseguró que las negociaciones con el Mercosur “se encuentran en las etapas finales” y destacó “el rápido progreso” en la renegociación del acuerdo con Chile.

Los socios europeos y latinoamericanos expresaron su “preocupación por las crecientes tensiones en el sistema multilateral de comercio” y su “deseo de trabajar juntos para resolverlos y reforzar la Organización Mundial del Comercio”.

“Subrayamos la necesidad de mercados abiertos y de luchar contra el proteccionismo y retirar las medidas que distorsionan el comercio en todos los sectores”, añadieron los ministros en un contexto internacional marcado por la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos a varios países.

Además, pidieron el fin del largo bloqueo impuesto a Cuba por parte de Estados Unidos, ya que ha tenido “consecuencias humanitarias indebidas para el pueblo cubano”.

Concluido el encuentro ministerial, Mogherini confió en que pueda celebrarse una cumbre de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE y la Celac “en los próximos meses”. EFE