“La leona sobre el rallador de queso”: la posición sexual más misteriosa

Hacia el principo de la obra de Aristófanes, ‘Lisístrata’, una antigua comedia griega sobre un grupo de mujeres que deciden negar las relaciones sexuales a sus parejas hasta que se pongan de acuerdo y llegue el fin de la guerra del Peloponeso, el personaje principal hace un juramento con el que une las casas de las féminas para propiciar una paz general.

“Ningún amante o esposo jamás se acercará a mí con una erección”, les hace proclamar a todas . “Viviré mi vida en casa sin tener sexo, vestida de forma sensual y perfectamente maquillada para que mi esposo arda en deseo por mí”, sigue relatando. “No voy a levantar mis piernas hasta el techo”, entonan. Y luego: “No adoptaré la postura de la leona sobre el rallador de queso”.

En qué consiste

Esta última imagen es tan visceralmente impactante como misteriosa. No se puede leer esto sin imaginar algo sexual. Pero qué, exactamente. ¿Cómo es? ¿Una leona? ¿Y un rallador de queso? ¿Tiene sentido? ¿Cómo interactuarían estos dos compañeros de cama tan extremadamente diferentes? Resulta que esta es una cuestión que ha atormentado a los académicos durante milenios: los eruditos pueden haber distorsionado el significado de esta posición sexual enigmática ya en el periodo helenístico, es decir, 200 años después de que se escribiera por primera vez la obra. Además, los anticuarios siguen sin saber su significado, aunque tienen algunas ideas.

 

Ingresa AQUÍ para saber más