Exsuperintendente de bancos indicó que continúa el proceso de deterioro de la unidad monetaria

 

Una “sorpresa enorme” le causó al exsuperintendente de bancos Alejandro Cáribas, el anuncio de Nicolás Maduro de quitarle cinco ceros a la moneda. Cáribas señaló en una entrevista concedida a lapatilla.com, que considera que cualquier tipo de cambio del cono monetario en una sociedad implica un período importante de información, porque a su juicio no solamente es la afectación del tema bancario sino también del sistema de precios de los bienes y servicios.

“Ahora resulta que hay que adaptarse a un nuevo pensamiento en términos de dígitos y la moneda. No van a ser tres que era mucho más cómodo, que de alguna manera tenía fácil comprensión, sino que son cinco, eso significa que se van a generar una serie de céntimos y eso evidentemente va a tener una enorme confusión en la ciudadanía”.

Para el experto financiero se esperaba que iba a haber un diferimiento de la medida públicamente, hasta conocer que haya en el país toda la cantidad de piezas del cono monetario. Explicó que se esperaban una serie de ajustes finales y resulta que se alteró todo el cambio, lo que señala causa una adversidad enorme en todo lo que sea medio de pago, y en lo que es el criterio y la comprensión de la ciudadanía.

“No solamente la explicación sobre la nueva moneda, que los bancos pudieran adaptar su plataforma tecnológica, que los comercios lograran adaptar su sistema de comunicación e inclusive en sus equipos de control fiscal, que son los que generan los grandes inconvenientes porque no reciben el número de dígitos que actualmente están vigentes”.

Cáribas califica como grave la mentalidad de la ciudadanía para acostumbrarse y adaptarse al funcionamiento del cambio y al tema de los precios de los bienes y servicios. No cree que en dos semanas la población se acostumbre a los cinco dígitos que implicaría una participación importante del factor de decimales que van a incidir en el tema de los precios.

“Tampoco tenemos la certeza que haya llegado el cono monetario, y uno se pregunta si ese cono monetario vendría expresado en una disminución de tres ceros, cómo ahora esos mismos billetes van a servir para una represión de cinco ceros menos. En síntesis, no creo que la población vaya a poder entender y manejar el día a día con este cambio que se produce súbitamente dentro de lo que es un período de 14 días para una nueva aplicación de ese reajuste del cono monetario”.

Con respecto del anclaje del bolívar al petro, el exsuperintendente bancario se pregunta qué quiso decir el presidente (Nicolás Maduro) con eso. Sostiene que la población venezolana no asocia absolutamente nada con el petro, debido a que fue una iniciativa que nació y no ha tenido ningún tipo de desarrollo, además de ser una referencia de moneda virtual que no ha logrado la confianza, factor indispensable para que puedan aceptarse como medios de pago.

“El anclar el bolívar al petro es sencillamente inentendible”.

Otro de los puntos que abordó Cáribas es si esta modificación financiera podría influir en el alza de las divisas, a su juicio no tendría por qué haberla debido a que su valor siempre estará expresado en la unidad monetaria de circulación legal, por lo que no tendría que efectuarse algún tipo de modificación. Sin embargo enfatiza que el tema es que continúa “el proceso de deterioro de la unidad monetaria, llámese bolívar soberano, llámese bolívar fuerte, llámese como se llame, ese deterioro continúa, sustratos en todos esos elemento está en la denominada hiperinflación”, dijo.

También está consciente que hay elementos de orden especulativo, por ejemplo cuando se hacen transacciones en efectivo.

“El dinero como mercancía pareciera que tiene inclusive más valor que el bien en sí. Al producirse un tema hiperinflacionario se requiere mucho más billete por parte del público que demanda para comprar un producto y eso hace que el billete escasee con el agregado que de que no regresa definitivamente al banco, el billete se vende, y este billete el que lo compra hace otra compra y así sigue el proceso y poco a poco no va teniendo la fluidez que normalmente tiene el efectivo de regresar de nuevo a la banca”, manifestó.

Cáribas sostiene que mientas no se ataque el tema central que es la hiperinflación, y no haya un plan que contemple medidas de política fiscal, cambiaria, monetaria para erradicarla, no va a haber cono monetario “ni que le quites cinco, ni que le quites ocho ceros” que pueda aguantar un determinado tiempo, porque a su juicio no hay solidez en el tiempo debido a que la hiperinflación la destruye, explicó.

Por otra parte espera que antes de que se produzca la entrada en vigencia del nuevo cono haya algún anuncio con tiempo para que no ocurra lo que pasó en diciembre de 2016 con la entrega del cono anterior. Espera que “poco a poco” se vayan recogiendo los billetes que van a quedar fuera de circulación, y los que queden que enteren en el torrente circulatorio.

Por último con respecto a que esta nueva transformación traía una “prosperidad económica”, el también doctor en derecho aseveró que las medidas son solamente ilusiones, declaraciones que no tienen ningún fondo ni sustrato mientras no haya un cambio de políticas fiscal, monetaria, y el Banco Central deje de expandir su base monetaria.

“Mientras no haya una decisión firme de estado de hacer unas modificaciones importantes, él va a tener que forzosamente que ir a disminuir su presencia, tiene que privatizar una serie de empresas, buscar de salir de todas es empresas deficitarias, para disminuir el déficit fiscal, e ir a organismos multilaterales a buscar financiamiento para la deuda, y traer confianza para que la gente pueda regresar inversiones y tomar medidas elementales como el incremento de la gasolina que solamente por no tener los precios internacionales.

El estado pierde doce mil millones de dólares al año, que con eso pudiera subsidiar una serie de alimentos, una serie de medicinas y manejar otros mecanismos que socialmente tengan repercusión en la población, y no como está ahorita el contrabando”.