Ciudad de México atraviesa el peor periodo de crímenes violentos por el narcotráfico

En Iztapalapa apareció el cuerpo de un hombre dentro de una hielera.

 

Este primer semestre de 2018 ha sido el más sangriento en la capital mexicana, con escenas que antes sólo aparecían en estados afectados por el narcotráfico, reseñó Infobae.

La Ciudad de México atraviesa el peor periodo de crímenes violentos. Sólo en el primer semestre de este año, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de Mexico (PGJ) registró 600 homicidios, lo significa un promedio de 3,3 al día.

Estos crímenes incluyen escenas antes no vistas en la capital del país, como los dos cuerpos desmembrados que aparecieron esparcidos en la avenida Insurgentes Norte, el pasado 17 de junio. O personas decapitadas como la que apareció en la delegación Iztapalapa, en la zona oriente. O los dos cuerpos calcinados dentro de un auto en Xochimilco hace apenas dos días.

El número de asesinatos en los primeros seis meses de este 2018 en la Ciudad de México tuvo un incremento de 66% respecto del mismo periodo de 2014. Ese año la Procuraduría capitalina reportó 361 carpetas de investigación (entonces llamadas averiguaciones previas) por el delito de homicidio doloso.

La tendencia es ascendente desde entonces. Al cierre de 2014 las autoridades habían abierto 749 investigaciones por homicidio doloso, que aumentaron a 854 en 2015 (418 a la mitad del año).

Para 2016 el número subió a 952 (con 447 en el primer semestre) y a 1.085 al concluir 2017 (con 541 en los primeros seis meses)

Este lunes, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó además que 2017 fue el año más violento en la Ciudad de México –en todo el país–, al reportar 1.315 homicidios.

En comparación, en 2008 el Inegi tiene un registro de 930, lo que significa que en una década hubo un incremento de casi 42%, con una tasa que pasó de 10 a 15 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Esta ola de violencia ha dejado escenas en la Ciudad de México que antes sólo se veían en estados como Tamaulipas o Veracruz, de los más afectados por el combate al crimen organizado y el narcotráfico.

Sólo del 17 de junio a la fecha, en calles de la capital las autoridades encontraron 5 cuerpos desmembrados y abandonados en la vía pública.

El caso más grave ocurrió precisamente el 17 de junio, cuando en la madrugada desconocidos abandonaron los cuerpos descuartizados de dos hombres –de 18 y 42 años– sobre la avenida Insurgentes Norte, una de las más importantes de la Ciudad de México.

Esta estampa retrató la pugna que mantienen dos grupos delictivos que pelean el control de la venta de droga en la zona centro de la Ciudad de México: La Unión Tepito y la Fuerza Anti-Unión. Las víctimas eran miembros de esta última agrupación.

El recién llegado secretario de Seguridad Pública, Raymundo Collins,  admitió que el pleito entre esos dos grupos ha causado mucha violencia en la capital del país.

Sin embargo, descartó la operación de otros grupos por el tipo de armamento que han decomisado en operativos.

Afirma que los grupos de crimen organizado en el país utilizan armas de alto poder, bazucas y hasta grandes, mientras en la Ciudad de México la mayor parte del armamento de los grupo locales son pistolas.

No obstante, las operaciones de La Unión Tepito en la zona centro de la capital ha llevado a que comerciantes de la delegación Cuauhtémoc demanden la presencia de la Secretaría de Marina para las labores de vigilancia y contención de la delincuencia.

Francisco Fernández Alonso, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), aseguró que desde hace varias semanas han recibido denuncias de locatarios.

Afirma que los criminales amenazan con hacerles daño a los restauranteros en caso de no entregar dinero y permitirles vender drogas.

El gerente de un restaurante en Avenida Alfonso Reyes, en la Condesa, comentó que un grupo de dealers acudió al negocio para exigirle una cuota.

“Llegaron y dijeron que eran de La Unión. Primero muy amables, y cuando me exigieron 30 mil pesos al mes me negué y se enojaron. Eran 4, y uno de ellos me gritó que me iban a golpear y que le harían daño a mi familia”, relató.

José Gil, subsecretario de Inteligencia de la policía capitalina, aseveró que los extorsionadores son imitadores de la banda de narcomenudistas de La Unión de Tepito.

Sin embargo, los restauranteros expresaron que se sienten vulnerables al denunciar ante las autoridades.

Frente a estos hechos, las autoridades capitalinas reforzaron los operativos de seguridad en la zona, con patrullajes constantes.