En Venezuela hay menos escuelas públicas y las privadas cierran

Sillas y escritorios en un salón de clases de Venezuela (AP Foto archivo/Ariana Cubillos)

 

 

La Memoria Educativa de 2018 señala que hay 215 planteles estadales menos, 175 municipales y 166 autónomas. La Andiep también asegura que en Nueva Esparta cerraron 5 colegios y otros 3 en Portuguesa. “No me sorprendería que en septiembre más de uno no pueda iniciar”, dijo Pedro Castro, presidente de la Cámara Venezolana de la Educación Privada, publica Crónica Uno.

Por Carmen Victoria Inojosa @victoriainojosa

El 10 de julio Teresa Valderrama —nombre ficticio a petición de la fuente— acudió a una reunión en el colegio privado donde estudia su hijo, ubicado en San Bernardino. Ella fue la única que asistió. La directora del plantel le explicó que no realizarían inscripciones este mes y que no daba garantía para septiembre. “Cuando pregunté qué opción tenía, respondió que le buscara otro colegio a mi hijo, que la situación escapaba de sus manos”, cuenta Valderrama.

Ante la falta de docentes la institución no tiene cómo cubrir todos los grados. Tampoco hay alumnos: solo en primer grado —nivel que cursa el hijo de Valderrama— se han retirado 10 niños de un grupo de 22. El gasto en el pago de personal y mantenimiento del plantel tampoco están seguros de poder cubrirlo.

A la reunión, cuenta Valderrama, llegó una representante que dijo que no podía pagar la mensualidad de julio (7,2 millones de bolívares), que necesitaba los documentos para inscribir a su hijo en una escuela pública.

Hasta diciembre, al menos en primer grado, el periodo escolar se desarrolló de forma regular. Pero en febrero se comenzó a tejer el camino que lleva al colegio a un posible cierre. La maestra dejó de ir. Como no tenían suplente, juntaron a los niños con el grupo de tercer grado, luego con segundo grado. “Esta situación impidió que me entregaran el informe de actuación del segundo lapso. Al final termina tomando la suplencia en mayo la psicopedagoga del colegio. Pero me ha dicho que migrará en octubre y que muchos niños se irán a escuelas públicas”.

Valderrama está preocupada por la educación de su hijo: “Estoy buscando varios colegios, pero ya han cerrado los procesos de inscripción. Estoy extremadamente angustiada. El año que viene creo que tampoco contaré con el servicio de transporte escolar, la señora no me aseguró si trabajará en septiembre. Los repuestos del carro son muy costosos”.

La cifra de inflación —128,4 % solo en junio, según la Asamblea Nacional— le come los ceros a las finanzas de los colegios, aunque viven sacando cuentas, los presupuestos cada vez más son imposibles de ejecutar.

La situación ha llevado a otros cinco colegios en Nueva Esparta al cierre y tres en Portuguesa, indica Fausto Romeo, presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Educativas Privadas (Andiep) sección Caracas. “No menos de 200 colegios no iniciarán el próximo año”, asegura. En marzo, Romeo indicó que en enero el reporte era de 13 colegios cerrados en Caracas, 5 en Maracaibo y 4 en Puerto Ordaz.

Afirma que se están construyendo bases totalmente debilitadas para el inicio del nuevo año escolar: “Significa que estamos finalizando un año escolar en crisis, donde se violentó el derecho humano a la educación. Tiene elementos para que se inicie en conflicto el periodo 2018-2019”.

La presidenta de la Asociación Venezolana de Educación Católica, Trina Carmona, expresa: “Tenemos cuatro escuelas que requieren incorporarse al convenio de subsidio. Otras tres están en proceso de cierre, los estudiantes se siguen atendiendo, pero en otros centros. Mientras que un maternal sí cerrará definitivamente”.

Reconoce que el convenido de subsidio que mantienen con el Estado les ha permitido cubrir los gastos de personal, pero no cuentan con los insumos y dotación para el funcionamiento de los planteles: “La dotación y el mantenimiento de infraestructura no están cubiertos, lo que implica recursos adicionales que se pretendía que los padres aportaran, pero con la situación económica no es posible. Lo que ellos pueden dar es una cuota mínina”.

De acuerdo con datos del informe 2018 del estado de la educación en el país, elaborado por el coordinador de la línea de investigación Memoria Educativa Venezolana de la Universidad Central de Venezuela, Luis Bravo, entre el período escolar 2013-2014 y el 2014-2015 dejaron de existir 12 planteles privados —incluyendo los subvencionados por el Ministerio de Educación y el Estado. La Memoria Educativa señala que de 318 unidades subvencionadas oficiales en 1998, para 2015 quedaban 117.

“De acuerdo con información que está generando el ministro de educación, Elías Jaua, la iniciativa privada tiene dos años en declive. Y este año fue un colapso. El año pasado cayó 15 % y Jaua ha dicho que ha caído más de 50 % con el traspaso de estudiantes de la educación privada a la pública”, destacó Bravo.

Para el presidente de la Cámara Venezolana de la Educación Privada (Cavep), Pedro Castro, las expectativas continúan siendo “tenebrosas”:

Estamos esperando una solución real de cambio de régimen. Los colegios están sobre los 10 millones de bolívares mensuales, unos más que otros. No me sorprendería que en septiembre más de uno no pueda iniciar”.

La Encuesta de Condiciones de Vida de 2017 señala que “ha caído la demanda de servicios educativos privados entre la población de los estratos socialmente más aventajados”, al ubicarse en 43 %, luego de que en 2016 fue 55 %.

Menos plantes públicos

El informe de Memoria Educativa, elaborado con base en información pública oficial —obtenida de las memorias y cuentas del Ministerio de Educación— indica que las instituciones oficiales también cierran sus puertas. El documento compara las instituciones existentes en 1998 con respecto a 2015: hay 215 planteles estadales menos, 175 municipales y 166 autónomas.

Siga leyendo en Crónica Uno