Rafael Antonio Ortega Matos: A 1 año de mi exilio

Los legítimos magistrados exiliados en Bogotá, José Luis Rodríguez Piña, Idelfonso Ifil, Rafael Antonio Ortega Matos y Ruben Carrillo Romero (Foto cortesía de @orteg_rafael )

 

Hoy, 01 de agosto, hace un año que me vi en la obligación de abandonar mi país junto a mi familia, después de haber sido juramentado el 21 de julio de 2017 como magistrado del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, fue esta la causa suficiente para que el gobierno me declarara como traidor a la patria y apuntara su mirada con el único objetivo de encarcelarme dando orden de arresto para mí y a mis 32 compañeros.

Desde el día 22 de julio hasta el día 31 de julio de 2017, me mantuve en resguardo cambiando de lugares con frecuencia junto a mi esposa y mis dos menores hijos, fue el 01 de agosto de 2017 cuando tome la decisión por mi seguridad y la de mi familia de salir por tierra, gracias a la ayuda y al apoyo de unos primos quienes me facilitaron el traslado y la estadía en el hermano país en donde nos estaban esperando unos compañeros. Tan pronto pase el puente Simón Bolívar, nos recibió un funcionario de migración Colombia a quien le estaré eternamente agradecido por sus palabras de solidaridad y aliento para con nosotros “Bienvenidos a Colombia, Siéntanse LIBRES” desde ese mismo momento comenzó un trabajo arduo y minucioso para lograr lo que hoy es el Tribunal Supremo de Justicia Legítimo de Venezuela, con el único objetivo que es ver a nuestra amada patria LIBRE y PROSPERA.

Estando ya en Cúcuta aparecieron personas de vital importancia para mí y mi familia como fueron y aun lo son, dos mujeres luchadoras, emprendedoras y con un corazón enorme, ellas a quien no debo mencionar fueron las que se encargaron de lograr nuestro traslado a Bogotá debido a que no estábamos del todo seguros, una vez instalados en Bogotá siguieron apareciendo personas y fundaciones solidarias no solo con mi persona y mi familia sino también con todos los magistrados que para el momento llegamos, durante tres meses fuimos asistidos con vivienda y demás atenciones, en este tiempo logramos también legalizar nuestra situación en este país hermano que nos acoge con amor, respeto y una solidaridad infinita.

Hoy cuando cumplo 1 año fuera de mi país debo agradecerle primero a Dios y a la Virgen por protegernos y guiarnos en esta dura travesía, llenándome de energía y con más ganas de seguir trabajando cada día por lograr el único objetivo, ver a mi país y a mi gente FELIZ, LIBRE y PROSPERA y esta meta vale cualquier sacrificio.

Si me preguntan si lo volvería a hacer, les diría SI y lo haría las veces que sea necesario porque VENEZUELA solo hay una.

Magistrado Rafael Antonio Ortega Matos.
Segundo vicepresidente
Tribunal Supremo de Justicia Legitimo de Venezuela en el exilio
.