ABC de la política: Venezuela clama por acuerdos políticos que solventen la crisis, por Carlota Salazar Calderón

Carlota Salazar Calderón @carlotasalazar

 

Los juzga mundos con mucha ligereza sentencian en forma definitiva que este país no se recupera. No es fácil hacer un análisis preciso de lo que pasa hoy en el país, que no es lo mismo del año pasado, ni del mes pasado, ni tan siquiera de la semana pasada. Cada día ocurren jugadas que inciden en la vida de todos nosotros, lo cual ratifica que la política es un ser vivo (Easton) cambiante.

Hoy, existe por una parte esa unión cívico-militar-partidista que profundiza un esquema anárquico de la administración pública, donde se imponen las mafias, el pranato y la corrupción, cuyo objetivo es el control de la sociedad, en medio de la ineficacia en el diseño e implementación de políticas públicas que satisfagan las necesidades de la gente. De allí la precariedad de los servicios públicos elementales como la salud, transporte, agua y luz…

Por otra, los partidos políticos y sectores de la sociedad civil que necesitan que esa realidad cambie están totalmente desarticulados, sin proyecto político y sin credibilidad. La MUD ya no existe dice Henrique Capriles Radonski, quien está en busca de la unidad en reuniones con los mismos actores y las mismas estrategias erradas puestas en el desgaste del gobierno. María Corina Machado junto Antonio Ledezma, define una línea dura ¡Maduro se va ya! en el espacio de los radicales, de allí no salen. Fuera del país añoran una intervención e internamente un golpe de estado. Por ello, la oposición está emergiendo de las filas del mismo PSUV, no se sabemos si en la rectificación o profundización.

Del IV Congreso del PSUV se evidenció que el jefe político del chavismo es Diosdado Cabello. Maduro pretendió tapar la crisis con un dedo: Carnet de la Patria que no ha resuelto nada, el censo para la venta de gasolina quedó como una acción discriminatoria y la Guerra Económica, sin ningún argumento lógico se desplomó; de allí las críticas a lo interno. Lo cual hizo que asumiera la responsabilidad de la crisis y la rectificación. Será ¿verdad? ¿Será mentira? No lo sabemos pero la ANC, cuya legalidad está en discusión, derogó el control de cambio ¿Es legal? ¿Es importante para el venezolano la legalidad? hasta dónde ¿los partidos políticos se han aferrado más a la legalidad que a lo político? No sería más conveniente y beneficioso que AN y Gobierno desmonten el control de cambio, juntos.

Ese congreso prolongado nos dice que hay voces internas que exigen cambio, que política es fuerza en el planteamiento con sentimiento social, con resonancia en el corazón de la gente, que sea la voz de los que no tienen voz, como dice Argenis Coa, que tenga sentido de reivindicación social.

La gente no quiere a este gobierno ni a sus políticas erradas hambreadoras, pero su interés es ¿cambiar al gobierno? o ¿cambia su realidad social? Llegó el momento de hacer lo importante para satisfacer las necesidades de la sociedad.