Borges: La única manera de parar el caos y la violencia es dándole la palabra al pueblo

EFE/Alejandro Bolívar

 

 

El diputado de la Asamblea Nacional Julio Borges, se refirió los sucesos ocurridos el pasado sábado, en el acto de ascensos de la Guardia Nacional en la avenida Bolívar; señalando que ” la única manera de parar la violencia, la anarquia y el caos que hay en Venezuela es permitiendo que el pueblo tenga la palabra para escoger a un gobierno distinto mediante unas elecciones libres”.

Nota de Prensa

En este sentido el expresidente de la Asamblea Nacional añadió que “mientras continúe el clima de ingobernabilidad y crisis, lamentablemente el país segurá transitando caminos de desorden y destrucción. Necesitamos, a través de un proceso electoral legítimo, elegir a un nuevo gobierno, que regrese la democracia y el progreso a los venezolanos”.

Borges añadió que población está confundida y no considera creibles las versiones gubernamentales sobre lo ocurrido el sabado en el acto de ascensos de la GNB. “Hay una evidente confusión con lo que pasó el fin de semana, pero ha quedado demostrada, una vez más, la desconexion y el desapego que existe entre el pueblo venezolano y quienes estan hoy en el poder”.

Reiteró que mientras Nicolás Maduro siga en Miraflores ninguna de las distintas crisis que padece la República serán resueltas; y aseveró que cualquier forma de cambio que sea viable, estable y duradera pasa porque la ciudadanía pueda elegir libremente. “El pais tiene millones de problemas que no seran resueltos hasta que no cambiemos a Maduro. Es injustificable que, ahora, pretendan obligar a los venezolanos a meterse la mano en el bolsillo para literalmente pagar las consecuencias de la tragedia económica y social que creo el propio gobierno”.

Para finalizar, el coordinador nacional de Primero Justicia señaló que se debe reconciliar al pais para tener una sola venezuela, pero sin dejar que quienes han cometido delitos contra los venezolanos, contra la democracia y contra el patrimonio público se queden sin rendir cuentas a la justicia.