Concejal Yáñez denuncia colapso y brote de paludismo en refugios de Ciudad Guayana

 

En visita a las zonas inundadas de La Laja, parroquia Simón Bolívar del municipio Caroní, el concejal Iván Yáñez denunció que la situación que hoy viven los vecinos del sector, producto de las crecidas de los ríos Caroní y Orinoco, “es culpa de un gobierno que no sabe gerenciar una ciudad, de un gobierno que no se ocupa de aplicar el dragado correctamente por lo que hoy el río no tiene tanta fluidez en su salida al Atlántico”.

Nota prensa

Con el agua hasta las rodillas y entre decenas de casas inundadas, el edil aseveró que, de 247 familias que hacen vida en La Laja, aproximadamente 119 están afectadas por la crecida del río, sin que hasta la fecha el “alcalde fantasma”, como calificó a Tito Oviedo, se haya hecho presente en el lugar para prestar asistencia.

“Pareciera que “Tito Olvido” le tiene pánico a la gente humilde, que no quiere ensuciar sus zapatos y pantalones caros con el agua del río que ha inundado muchísimas casas. Su ausencia no tiene nombre y peor aún los emisarios que ha enviado, como Reyerbeth Ribas, lo que han venido es agredir y faltar el respeto a esta comunidad, a humillarla con su actitud prepotente y de prometer ayudas que hasta ahora no ha cumplido”, cuestionó.

Sobre los tres refugios para los afectados, instalados en el Preescolar La Laja, Escuela La Laja y Ia iglesia de la mencionada localidad; enfatizó que estos se encuentran colapsados, mientras que quedan familias que no han podido ingresar a estos y que son excluidos de los pocos beneficios que pudiera llevar el Gobierno. Al mismo tiempo alertó que ya hay paludismo dentro de estos centros, lo que pudiera convertirse en una epidemia ante las condiciones de hacinamiento que existen en el lugar.

En su recorrido, el dirigente de Primero Justicia exigió a las autoridades habilitar nuevos refugios que no se traten de centros improvisados, sino que sean espacios equipados correctamente para quienes atraviesan tan terrible situación. “Nuestros ciudadanos no pueden seguir pasando penurias, ya basta que se siga improvisando con la necesidad de nuestra gente”.

“Todo lo que está ocurriendo se pudo haber evitado con las dragas de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), pero no están en capacidad de hacerlo porque las empresas contratadas para tales efectos han quebrado y, por otro lado, tenemos a las empresas chinas que no se dan abasto para la capacidad que se requiere”, precisó.

Adicionalmente, se comprometió a denunciar ante la Defensoría del Pueblo las situaciones infrahumanas en que se encuentran las personas afectadas, a fin de exigir a este ente inspeccionar la zona para dejar registro de todo el panorama. Esto lo hará, según dijo, confiando en que cuando se recupere la democracia y la libertad los responsables de tantas incompetencias paguen ante la justicia por sus responsabilidades.