Sin previa cita Dígale, adiós miedo, por José Luis Monroy

… el único fracaso es no haberlo intentado

Hola que tal mi gente hasta ahora él lo tiene engañado, le dice que lo protegía, le hace pensar que se frena por su propio bien, se empeña en advertirle que soñar era peligroso. Le intenta convencer que es mejor si no lo intenta, insiste lanzando sus temores para que no se haga ilusiones porque así -supuestamente- le invita a sufrir nuevas decepciones.

Pero lo único que ha logrado ha sido frenarle; le ha impedido crecer y vivir como realmente usted quiere, le ha paralizado ante las grandes oportunidades de su vida por el miedo al cambio. Una y otra vez le ha susurrado al oído para que no lo intente, ya que así no fracasaría, pero usted tiene que saber que el único fracaso es no haberlo intentado. Al final es lo único de lo que no se arrepentirá: de no haberlo intentado con todo su corazón, porque eso le ha impedido descubrir, su potencial y averiguar todo lo que verdaderamente es capaz de hacer.

Seguro que le ha robado muchos sueños, esperanzas e ilusiones. Ha lanzando sus constantes dudas sobre sus capacidades, le ha robado muchos años y parte de su vida. Pero esto se acabó, porque ahora tiene que comprender que es su mayor enemigo, en vez de su protector como me le tenía convencido.

Quiero que sepan que artimañas así usa el comunismo, para que la gente se paralice y no haga nada, eso es lo que ha hecho el régimen durante muchos años, así se manejan ellos, no se sorprenda de nada, han sido entrenados para eso, tipos como Jorge Rodríguez y Diosdado Cabello, lo hacen para que usted no se rebele.

A partir de ahora, cada vez que invada su mente con su preocupada y amenazadora voz, cada vez que aparezcas en su vida con sus dudosas sugerencias, con sus temores sobre lo que puede o no puede hacer, con los miedos de siempre, con las posibles consecuencias, DIGALE -y a ti te hablo miedo-, ya no serás la excusa, sino que serás el motivo para hacerlo.
No voy a huir más de ese miedo, de esa mentirosa y negativa imaginación destructiva. Ya no acepto las limitaciones que hasta ahora me has impuesto. A partir de ahora, esa energía que me empequeñecía –esa baja autoestima– y me hacía huir, se convierte en mi razón. Ahora serás mi causa y mi propósito: el de jamás volver a detenerme ante tus mentiras y así enfrentarme y superar todos mis miedos.

Sí, te hablo a ti miedo. He descubierto que no eres tan fuerte, que cuando me enfrento a ti te haces muy pequeño. He descubierto que no eres real, que tan sólo eres un mal pensamiento.

Me despido viejo amigo, me engañaste con tus mentiras, pero ya no te creo, así que te digo adiós, a ti, querido miedo. Sí, te digo adiós y además, me voy con alguien que no te cae muy bien, me voy con mi nueva amiga, la determinación y la confianza en sí mismo; y me despido porque con ella me voy en busca de mis sueños.

¡Como siempre, usted elige!

#ElLIDEReresTU

@joseluismonroy