Millonario argelino pagará las multas por la ley antiburka en Dinamarca

Hind Ahmas, cubierta con un nicab y acompañada por Rachid Nekkaz, muestra un cheque con la suma de la multa que le ha impuesto un tribunal francés por no cumplir la ley en contra del uso del velo islámico en Meaux, a 40 kilómetros de París (Francia) hoy, jueves 22 de septiembre de 2011. Un tribunal francés condenó hoy, jueves 22 de septiembre de 2011 a dos mujeres por llevar un nicab en público, en la primera condena de este tipo dictada desde que entrara en vigor la ley de prohibición de este tipo de velos el pasado mes de abril. El tribunal de la ciudad de Meaux condenó a Hind Ahmas, de 32 años, y a otra mujer a pagar sendas multas por aparecer cubiertas con el nicab a las puertas del Ayuntamiento de la localidad. Ahmas fue condenada a pagar una multa de 120 euros y la otra mujer a pagar 80 euros. EFE/Ian Langsdon

 

El empresario y activista argelino Rachid Nekkaz se ha ofrecido a pagar las multas dictadas por las autoridades danesas tras la entrada en vigor la semana pasada de una ley que prohíbe el uso del burka y el nicab en lugares públicos, reseña EFE.

“Estaré en Copenhague el 11 de septiembre para pagar todas las multas y luego lo haré cada mes, porque aunque estoy en contra de esas prendas, siempre defenderé el derecho a la libertad en todo el mundo, a llevar un nicab y a no llevar un hiyab”, señaló Nekkaz en un comentario escrito al diario danés “Berlingske Tidende”.

Nekkaz ya había hecho un ofrecimiento similar en marzo pasado cuando viajó a la capital danesa, en medio del debate político sobre la nueva legislación en este país nórdico.

El millonario argelino, nacido en Francia y que ha sido precandidato presidencial en Argelia, creó en 2010 un fondo dotado con un millón de euros para el pago de multas tras la prohibición en su país de nacimiento del velo integral y ha impulsado medidas similares en otros como Austria, Suiza y Bélgica.

La ley aprobada por el Parlamento danés el pasado 31 de mayo prohíbe el uso público de cualquier prenda que cubra el rostro, a no ser que tenga “un propósito reconocido”, como ropa de invierno, disfraces y máscaras de carnaval o protección para ciertos trabajos.

La nueva normativa establece multas de 1.000 coronas danesas (134 euros), que a partir de la cuarta infracción se elevan a 10.000 (1.343 euros); y le fue aplicada por primera vez a una mujer la semana pasada en Hørsholm (noroeste del país).

La ley antiburka ha estado rodeada por la polémica desde antes de que fuese presentada en febrero, y durante su tramitación, la Alianza Liberal -uno de los tres partidos que conforman el Ejecutivo de derecha danés- dio libertad de voto a sus diputados.

El Gobierno y otras formaciones políticas sostienen que el uso de esas prendas va contra los valores de la sociedad danesa, mientras que los detractores de la ley hablan de ataque a la libertad, además de considerarla un gesto simbólico en un país donde se estima que menos de dos centenares de mujeres usan el velo integral.

Cientos de personas se manifestaron la semana pasada en Copenhague y en Aarhus, segunda ciudad más poblada, en contra de la nueva ley.