Diputados Borges y Requesens víctimas de un oscuro episodio, por Luis Velázquez Alvaray

 

En la historia de Venezuela, el reciente espectáculo de la avenida Bolívar, donde se conmemoraba el aniversario de la Guardia Nacional, es deshonroso para un país de grandes gestas libertarias. Este episodio acentúa el grave desprestigio que vive la institución castrense.

Es difícil señalar si todo esto fue verdaderamente un atentado. Es difícil creerle a un gobierno, que todo lo basa en la mentira. Vivimos en un pantano, donde la verdad suprema es que este régimen es ilegitimo desde el primer día, que además ocultó la muerte de quien precisamente comandó la muerte – país, el fin de la soberanía.

Control Ciudadano, a través de su portavoz Rocío San Miguel, analiza la esencia del acto y esto permite deducir algunas cuestiones. Vamos al campo de juego:

  1. Huir es una vergüenza para cualquier institución militar. Hoy es imposible ocultar lo que sucede en cualquier ámbito público. Los videos al que todos tenemos acceso, quiera o no el gobierno, muestran como el susto se apoderó del Generalato e influenció la tropa, cuya carrera desesperada originó choques entre ellos, desasosiego, despegue sin rumbo.
  2. El Ministro de la Defensa, muy bueno combatiendo estudiantes desarmados, es empujado por agentes Cubanos, que resultaron tan ineptos y miedosos, como el alto mando que dirigen. Fue un comportamiento medroso y todo cabe dentro de la afirmación que hace Ernesto Mallo:” Se hace patente que solo hay dos clases de cobardes: los que huyen para atrás y los que huyen para adelante”. En la avenida Bolívar se tropezaron uno y otro, buscando rutas de escape.
  3. A la Guardia de Honor Presidencial deben darle medallas pero en atletismo; la carrera fue grande. Es un organismo conformado por alrededor de doce batallones y unidades militares de todo tipo. Allí se observa a los integrantes de la armada dislocados con la fuerza aérea y los del ejército burlando al enemigo en su búsqueda de libramiento.
  4. Es conocido y así lo explican los expertos, que las unidades militares se miden en el terreno, en la batalla, con decisión, coraje, audacia e imaginación, ante cualquier situación por difícil que sea. Fue Napoleón el que sugirió, “evadir el peligro y poner en peligro la vida de los camaradas de armas es obviamente un acto de cobardía”. Lo acontecido en la avenida Bolívar fue un proceder de apocados y todo militar que se respete, ante esta situación, debe inmediatamente renunciar y despojarse de su uniforme, o su jefe destituirlo y aplicarle el código de Justicia Militar por mancillar el honor de la Patria. Es allí donde se justifica. No con los civiles que protestan por comida, medicinas, o porque asfixian los centros de estudios.

 

Sigamos con términos futbolísticos y veamos que acontece ahora a balón parado:

  1. Reunidos ya en Miraflores todo son valientes. Hablan de la gran gesta y ahora sí a perseguir inocentes, a reprimir y sin pruebas de nada arrancar la gran batalla, plagada de injurias, de nuevas mentiras y de persecuciones implacables.
  2. Son valientes para burlar la Constitución Nacional, Los Tratados, Las Leyes y Los Reglamentos. Disparan y asesinan personas e instituciones.
  3. Sigue la batalla contra los dirigentes políticos opositores. Pruebas falsas, montajes. En eso son expertos. Los laboratorios Cubanos elaboran los expedientes con falsos positivos y allí basan la nueva ola de crímenes.
  4. Los Diputados acusados ya estaban amenazados por el propio Presidente de la República, quien todos los días les incriminaba sin prueba alguna, cuando solo ejercían su derecho a la protesta desde el parlamento, para el que fueron electos masivamente por el pueblo Venezolano.
  5. Disparan bombas nucleares contra la Constitución, basados en la bastarda asamblea constituyente, violentando una de las instituciones de mayor importancia en lo jurídico y político como es la Inmunidad Parlamentaria, defendida en el mundo contra el acecho dictatorial y que en Venezuela tenía  un fuerte soporte, tal como lo explica en su libro, el jurista e Investigador Jiménez Melean quien aporta elementos de esta prerrogativa que protege al Poder Legislativo:” la inmunidad solo puede ser suspendida por el cuerpo legislativo, como titular de la misma”. Es clara la afirmación, citada en el texto en referencia de Ángel Manuel Abellán: “Sí no existe autorización de la Cámara, la detención, inculpación o procesamiento es nulo”.
  6. Esta decisión contra los Diputados está tan contaminada que se habla de flagrancia, sin que presenten una sola prueba que la demuestre. Aquí no se necesita ser jurista para saber que todo es persecución política de una dictadura, cada vez más débil, como se evidencia en los hechos narrados y plenamente difundidos por las redes sociales. Así continúan su ola de atentados contra la Oposición, contra la Constitución, contra El Parlamento soberano.
  7. Esta gran farsa saldrá a la luz, como todas las construidas para perseguir y amilanar. La masacre contra los Parlamentarios Borges y Requesens es otro crimen y cuando la justicia se imponga, la jauría dictatorial no tendrá tiempo ni espacio para donde correr.