Decenas de neonazis llegan a Washington para protestar ante la Casa Blanca

Foto: EFE/Alex Segura

 

Decenas de neonazis, gritando consignas y con símbolos fascistas y banderas de EE.UU., comenzaron ya a llegar a Washington para su marcha en defensa de “los derechos civiles de los blancos” que celebrarán esta tarde en un parque enfrente de la Casa Blanca.

EFE             

Los manifestantes comenzaron a salir sobre las 15.00 hora local (19.00 GMT) de la estación de metro Foggy Bottom, desde donde comenzarán a marchar en dos horas hacia la mansión presidencial.

Separados de los supremacistas solo por una cinta de plástico amarilla, activistas de izquierdas gritaban consignas y agitaban pancartas, mientras decenas de periodistas y cámaras de televisión captaban el momento de tensión.

Mientras tanto, los neonazis salían del metro envueltos en grandes banderas estadounidenses, mientras algunos lucían símbolos con la bandera confederada, símbolo de los estados del sur de Estados Unidos que defendían la esclavitud en la Guerra de Secesión contra los del norte.

Para viajar a Washington, los neonazis se reunieron sobre las 14.00 hora local (19.00 GMT) en la estación de metro de Vienna, en la localidad de Fairfax (Virginia), a las afueras de Washington. En los vagones, los neonazis iban acompañados de decenas de agentes de seguridad del servicio de metro, así como por agentes de la policía local de Alexandria.

La marcha de “Unir a la derecha” se celebra en el primer aniversario de una protesta similar en Charlottesville (Virginia), que se saldó con tres muertos y una veintena de heridos.

Los convocantes prevén que unas 400 personas se manifiesten hoy a partir de las 17.30 hora local (21.30 GMT) en el Parque Lafayette frente a la Casa Blanca, según figura en el permiso que pidió al Ayuntamiento Jason Kessler, que organizó también la protesta en Charlottesville el año pasado.

Mientras, miles de personas -incluidos ancianos y familias con niños- participaron este mediodía en una protesta antirracista en otra plaza del centro de la capital y algunos tienen previsto llegar hasta la Casa Blanca para plantar cara a los supremacistas.