Duque envía dos ministros a Mocoa para atender emergencia provocada por lluvias

Foto: EFE/PRESIDENCIA DE COLOMBIA

 

El presidente de Colombia, Iván Duque, envió este domingo a los ministros de Vivienda, Jonathan Malagón, y Ambiente, Ricardo Lozano, a Mocoa (sur) para atender la emergencia provocada por las lluvias, que generaron inundaciones que obligaron a la evacuación temporal de unas 20.000 personas.

EFE

“He designado al ministro de Vivienda; al ministro de Ambiente; al director de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres, Eduardo José González, y a funcionarios de la Red Unidos a que se desplacen hacia Mocoa y atiendan cada una de las afectaciones buscando respuestas rápidas”, afirmó Duque en un vídeo difundido en sus redes sociales.

En la madrugada de este domingo más de 20.000 personas fueron evacuadas y al menos 50 casas resultaron afectadas por un torrencial aguacero en Mocoa que generó el desbordamiento de varios ríos y quebradas aledañas a esa ciudad, que en marzo del año pasado fue escenario de una trágica avalancha que dejó 335 muertos y 400 heridos.

Según el mandatario, las inundaciones generaron “afectaciones en el servicio de acueducto”, unos “daños en infraestructura” y “unas afectaciones graves de algunas familias”, aunque valoró que “no hay víctimas mortales”.

En ese sentido, el objetivo del Gobierno es que mañana ya estén solucionados los daños del acueducto. Mientras este es restablecido, el mandatario aseguró que dio instrucciones “para que el servicio de agua se le entregue a la ciudadanía a través de carrotanques el día de hoy”.

Asimismo señaló que hubo “afectaciones en el servicio de energía”, razón por la cual pidió a funcionarios del Ministerio de Minas y Energías atender esta situación. “Estamos monitoreando en detalle cómo se viene adelantando la atención integral por parte del Gobierno Nacional. Y espero que podamos sortear estas dificultades”, añadió.

Por otra parte, Duque anunció que visitará el martes algunos de los departamentos que se han visto afectados por la “ola invernal” para “tomar decisiones” y darle “un curso de acción a todo lo que deben hacer las entidades del Estado para atender a los ciudadanos que están viviendo esta calamidad”.

“Seguimos al frente de esta situación y esperamos resolver de manera inmediata estos daños”, concluyó.

En la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril de 2017 un diluvio sacó de su cauce los ríos Mulato y Sangoyaco, afluentes del Mocoa, que arrasaron todo a su paso en esa ciudad de unos 50.000 habitantes.

Viviendas, escuelas, puentes y vehículos quedaron debajo del lodo y 22.310 personas quedaron damnificadas.