Otra de las calamidades en Zulia por apagones: Menos productos de primera necesidad

Los negocios en Maracaibo están más vacíos que antes  REUTERS/Marco Bello

 

El 100% del sector productivo zuliano se encuentra perjudicado por las severas fallas eléctricas que recrudecieron desde la madrugada del viernes pasado, así lo denunció el presidente de Fedecámaras Zulia, Franco Cafoncelli, en entrevista con PANORAMA.

“Los ganaderos reportan que la leche se les está dañando porque no tienen dónde enfriarla. Lo que hacen es convertirla en queso para no perder tanto dinero. (…) ¿Cómo afecta?: hay menos productos, menos oferta, más materia prima dañada y, encima, si la gente no puede dormir, no trabaja ”, refirió.

Lamentó la dificultad funcional que atraviesan los sectores industrial y comercial que no cuentan con plantas eléctricas. “Quienes sí las tienen, se enfrentan al problema de que esos equipos no aguantan tanto y es complicado conseguir el gasoil”, afirmó Cafoncelli.

Por su parte, el coordinador del Comité de Centros Comerciales de la región, Juan Carlos Koch, dijo a este diario que “ningún establecimiento está operando con normalidad”. En la capital zuliana, de los diez centros comerciales más grandes, solo dos están abiertos: Galerías Mall y Lago Mall.

“A diferencia de los demás, estos centros pertenecen a un circuito residencial, pero solamente tienen electricidad de 110 voltios. No hay garantía de suministro eléctrico por un período mayor a tres horas (…) El resto, tiene una conexión directa con la subestación y no ha podido abrir desde el viernes 10 de agosto”, explicó Koch.

Precisó que alrededor de mil locales permanecen con sus santa marías abajo por esta falla eléctrica que suma hasta 60 horas en algunas zonas de la ciudad. Entre los más “golpeados” destacan los negocios de las ferias de comida y restaurantes: “Las más afectadas son las franquicias nacionales que no tienen centros de operaciones locales. Algunos han perdido la mercancía. Hay mucha preocupación”.

Otro de los factores que mencionaron apunta a las limitaciones que derivan de las fallas de Internet y los puntos de venta porque “casi nadie paga en efectivo”.

Desde la acera de los agraviados, Yoleida Suárez, propietaria de un centro de copiado en el casco central, reclamó: “Este año ha sido caótico. Es muy duro mantener en pie un empresa que sufre apagones diarios. No sabemos cuándo se irá o llegará la luz. Menos por cuánto tiempo. El teléfono se queda sin tono, se cae la Internet y el punto. No tenemos cómo trabajar”.

Esta semana, Fedecámaras Zulia realizará una reunión con todos los sectores involucrados para plantear soluciones ante esta crisis.