Presas de la cárcel de Uribana denuncian maltratos y humillaciones

 

“Ayúdennos no nos dejen solas” así gritan seis internas a través de tres huequitos que se ven en una de las paredes del anexo femenino del Centro Penitenciario David Viloria mejor conocido como Uribana.

A través de esos gritos el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) pudo conocer su situación, las internas quienes sacan sus manos y ondean prendas de vestir para saber donde están, describen que son seis y es un cuarto de aislamiento en donde llevan dos meses. “Es oscuro, no nos pasan agua, si la pasan es sucia y no nos sacan a tomar sol, nos tienen encerradas” llegaron allí algunas por haber contestado a una custodia, a la directora o porque simplemente les consiguieron alguna carta que para las autoridades del Ministerio de Asuntos Penitenciarios pudiera ser comprometedora, algunas con denuncias de la situación que allí viven.

Representantes de OVP presente en el lugar observaron que mientras las internas hablaban custodias las mandaban a hacer silencio y hasta se burlaban de lo que decían funcionarios del Ministerio comenzaron hablar por radio al ver allí presencia de medios de comunicación, alertaron a dos Guardias Nacionales quienes simplemente se asomaron y gritaron a parte de los periodistas y a la representante de OVP que se retiraran.

Mientras OVP estaba en las afueras de las instalaciones de dicho penal se comenzaron a escuchar gritos de parte de un grupo de mujeres alzadas, posterior a ello salieron esposadas un grupo de 11 reclusas, custodiadas por las funcionarias del Grupo de Respuesta Inmediata y Custodia (GRIC) a ellas las conducían hacia un segundo galpón ubicado por la parte de atrás del penal, allí minutos antes habían trasladado a un grupo de otras 30 reclusas quienes se habían alzado contra la directora Yoelis Giménez, a quien denunciaron de insultarlas, castigarlas con maltratos físicos y la gota que derramó el vaso para las internas y el cual fue el detónate de su motín en horas de la mañana del lunes 13 de agosto fue que se redujo el horario de visita.

Las internas de Uribana recibían su visita de 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde, pero esta sin previo aviso pretendió ser disminuida en dos bloques de 8 de la mañana a 11 de la mañana y desde las 12 del mediodía hasta las 3 de la tarde, este fin de semana cuando llegaron a recibir la visita pretendieron sacar los familiares antes de tiempo y eso causó malestar entre las internas quienes aprovecharon cuando el lunes la directora del anexo femenino de Uribana entró y se lo reclamaron, se conoció que intentaron secuestrarla y fue por ello que el primer grupo fue sacado.

Se hablaba de un total de 41 privadas de libertad encerradas en dicho galpón a quienes amenazaban con ser trasladadas y que se escuchaban gritar que las estaban maltratando, los familiares de muchas de las presas comenzaron a llegar, lloraban e indicaban que no era justo, “desde que llegó esa directora a este penal a ellas se le violan sus Derechos Humanos, a cada rato quieren estar pegándole y encerrándolas” denunció una madre quien lloraba de la angustia.

Las presas que estaban en el área de aislamiento también denunciaron que no respetan la privacidad de ninguna de las detenidas allí recluidas que cuando ellas estaban desnudas hasta los custodios tenían acceso al anexo, piden la destitución de la directora de Uribana y que sus derechos sean respetados.

Nota de Prensa