Solo estrictas emergencias se atienden en el Hospital Victorino Santaella y Pronto Socorro

(foto archivo)

 

Niños convulsionando o con paro respiratorio son los únicos que son recibidos en la emergencia pediátrica del Hospital Victorino Santaella (HVS), de Los Teuqes, desde que el personal que allí labora se declaró en paro hace más de un mes para exigir “salarios dignos” al Estado. Así lo reseña eluniversal.com

Por JOHANA RODRÍGUEZ

Madres de pequeños con cuadro virales, fiebre o brotes en la piel son devueltos diariamente ante la medida de presión que se ejerce desde el Comité de Conflicto del HVS, el cual está conformado por médicos, enfermeras, camilleros, obreros y personal de las distintas especialidades, quienes alegan que no hay condiciones para atender a los pacientes.

“Por un lado hay una migración brutal del personal porque el sueldo no alcanza ni para pagar el pasaje para venir a trabajar, y por otro, el centro asistencial no cuenta con agua, ni insumos. Aquí llegan con una patología y salen con 5 de lo contaminado que está el lugar porque no se cuenta ni siquiera con implementos como cloro para las labores de aseo”, manifestó una enfermera del único hospital tipo IV del estado Miranda.

La situación es resentida por quienes no tienen más remedio que acudir a un hospital en caso de emergencia. “Tuve que pedirle a un vecino que me diera la cola hasta el hospital para que me vieran a mi bebé de año y medio que presentó un brote como de sarampión y tenía 3 días con fiebre y resulta que me rebotaron el domingo.

Prácticamente me dijeron que regresara cuando se estuviera muriendo”, relató Rosalba Villarroel, vecina de Los Teques. –Al ver que en pediatría lo que había era padres pasándole por su cuenta el tratamiento a sus muchachos, me trasladé a pie con mi hijo en brazos hasta el Pronto Socorro de Los Teques, en El Vigía, y también me topé con la situación de paro y el lema de que solo estaban atendiendo estrictas emergencias.

Ante la desesperación de la madre, fue atendida por los dos médicos que estaban de turno y las 4 enfermeras que permanecen en el lugar que está repleto de pancartas que rezan “aquí no matamos, aquí salvamos vidas”; “exigimos sueldos justos” y “gobernación acuérdese de nosotros”.

Pacientes apostados en la sala de espera este fin de semana señalaron que cada vez existen menos opciones asistenciales en los Altos Mirandinos.

“Yo tengo un seguro médico, pero con la hiperinflación el monto es irrisorio, ya no sirve y siempre vengo al Pronto Socorro porque hay calidad en la atención pero lastimosamente están trabajando con las uñas”, dijo Nélida Castro, quien llevó a su hijo con todos los implementos para ser nebulizado tras presentar un episodio de asma.

“Básicamente vinimos fue por el aparato, porque en una clínica para que te vea un médico residente a ver si adivina qué tienes debes pagar por adelantado 70 millones de bolívares. Nos están matando”,afirmó.