Comerciantes de Vargas no podrían con un nuevo aumento salarial

Una vendedora informal mientras espera por clientes en un puesto en una calle de Caracas (Venezuela). EFE/Cristian Hernández

 

Ante los vaticinios de economistas sobre un posible ajuste salarial luego de la entrada en vigencia del nuevo cono monetario, comerciantes varguenses expresaron temor sobre las consecuencias del mismo si se llega a concretar. Así lo reseña laverdaddevargas.com

Manuel Rodríguez, del restaurante Puerto Mar, advirtió que ese establecimiento solo podría aguantar un incremento salarial de 20%: “Si resultara ser más que eso tendríamos que dejar de laborar dos turnos y pasaríamos a solo uno, y entonces la cantidad de empleados se vería reducida”.

Afirma que en el último año 11 trabajadores han renunciado y la empresa no ha empleado personal nuevo. “No ha sido necesario porque las ventas han bajado mucho. Hemos reducido horarios y hasta atenciones para los clientes como lo era la música en vivo”, señaló.

Mientras tanto, Ricardo Desá, de la panadería Atlantimar, señala que “solo el Gobierno tiene la capacidad económica para aumentar los sueldos de sus trabajadores. Actualmente se está trabajando con ganancias mínimas, es decir, que si debemos incrementar los salarios tenemos que aumentar los precios. El que resulta más afectado es el consumidor final”.

Por su parte, Arnaldo Tineo, del autolavado YSS de Catia La Mar, coincide con Desá en que si se decreta un incremento de sueldos hay que aumentar los precios. “Si pasa eso, se va a apretar la situación, porque nadie va a preferir lavar su carro que comprar comida”. Actualmente, el costo del lavado de un carro pequeño es de tres millones y medio, es decir, más de una quincena de alguien que devenga sueldo mínimo.

Tineo afirma que la nómina del autolavado se ha reducido casi a la mitad: “Hace un año teníamos siete empleados, pero fueron renunciando por problemas de transporte, así que nos fuimos adaptando hasta que ahora solo trabajamos cuatro personas”.