Medidas del #Madurazo van en direcciones opuestas, dicen expertos

  Un grupo de personas recogen billetes que fueron arrojados desde un edificio este viernes 17 de agosto del 2018, en Caracas (Venezuela)  EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

 

Economistas y analistas venezolanos coincidieron hoy en que el conjunto de medidas anunciadas este viernes por el presidente Nicolás Maduro para hacer frente a la crisis económica no tienen coherencia debido a que, aseguran, van en “direcciones opuestas”.

“Me parecen un conjunto de medidas que van en direcciones opuestas en muchos casos, que faltaría coherencia y que están tomadas en un contexto difícil”, dijo a Efe el economista de la firma Econométrica Henkel García.

La noche de este viernes, Maduro anunció un aumentó del salario mínimo de los trabajadores al elevarlo hasta un precio 35 veces superior al actual, lo que equivale a 723 o 45 dólares, según las tasas oficiales actuales de referencia en el país.

Sin embargo, para García un aumento de salario como este en una economía como la venezolana, “que está deprimida, puede desincentivar más la actividad empresarial”.

“Lo que se hizo fue subir el nivel de los salarios de una manera abrupta” y “uno entiende que en algún momento tiene que haber una inyección de masa monetaria” que “se tiene que adaptar al nivel de precios y de salarios” y esa es la “principal preocupación porque hoy por hoy las empresas no tienen suficiente dinero para cumplir con estos compromisos”, explicó.

En tanto, el analista y economista Luis Vicente León indicó que ve pocas probabilidades de éxitos pues, según dijo, algunas de esas medidas son “teóricamente positivas”, pero están acompañadas de otras que son “populistas” e “inconsistente” con los objetivos que se ha puesto el Gobierno.

“Tienes un intento de control de déficit fiscal, un anuncio estrambótico de déficit 0”, dijo León en referencia a la promesa del presidente Maduro ayer, pero, indicó, no se puede “decir que vas a déficit 0 e incrementar los sueldos y salarios en miles por cientos”.

Además, recordó, el Gobierno asume durante 90 días el pago diferencial de las nóminas, algo que, señaló, “representa una barbaridad de demanda de dinero que impactaría sin duda la liquidez monetaria y el déficit fiscal”.

“Eso es una medida absolutamente contradictoria, pero además de contradictoria estás colocando en riesgo todo el sector privado. Una medida de incremento que representa no solo en términos de costos directos sino en acumulación de prestaciones, una magnitud que simplemente pulveriza el patrimonio de la mayoría del sector privado venezolano”, apuntó.

Asimismo, indicó que los subsidios anunciados ayer por el presidente, de 600 bolívares soberanos (241 o 15 dólares), es algo que también es contrario al “control fiscal”.

Sin embargo, para León esto “es un pedazo del problema” porque a su juicio el “más importante” es que “no hay confianza en el Gobierno venezolano”.

Los analistas señalaron también que en este momento lo que más predomina entre los trabajadores, empresarios y comerciantes es confusión, incertidumbre y “miedo”, pues, señalaron, no “se sabe cómo serán implementadas estas medidas”.

León insistió en que aunque no es optimista tampoco es alarmista y dijo que en el momento inmediato probablemente muchos negocios cierren sus puertas mientras ven cómo serán implementadas estas medidas.

EFE