Venezolanos varados en el puente Rumichaca piden una ruta humanitaria para llegar a Perú

Los migrantes venezolanos rezan en el Puente Internacional de Rumichaca en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez

 

 

Varios ciudadanos venezolanos varados en la frontera entre Ecuador y Colombia por falta de pasaporte piden una “ruta humanitaria” para avanzar hacia Perú, su destino final en busca de mejores condiciones de vida por la crisis que afronta su país.

En el puente internacional de Rumichaca, en la zona fronteriza, el venezolano David Linares se encontró con la nueva exigencia de pasaporte, anunciada por sorpresa el pasado jueves y que entró en vigor ayer, sábado.

“Nos dijeron que por decreto presidencial no pueden sellarnos (el ingreso en Ecuador). Mientras veníamos decretaron eso y ahora estamos en una situación difícil”, comentó a Efe.

Con la Carta Andina que le entregaron en migración de Colombia en las manos, pero que ya no le sirve para ingresar en Ecuador, agregó: “Hasta que no se pronuncie el presidente de Ecuador (Lenín Moreno), nos dijeron aquí que no nos van a dar soluciones”.

“Estoy todo golpeado, si hubiéramos sabido, no nos arriesgábamos”, añadió agobiado mientras esperaba que las autoridades ofrezcan una solución para que puedan llegar a Perú en donde hasta el 25 de agosto pueden ingresar con la Carta Andina.

En el mismo sector, una ciudadana venezolana, que prefirió el anonimato, consideró que la decisión ecuatoriana pudo haberse aplicado después de una semana para que quienes están en tránsito desde Venezuela puedan ingresar y continuar hacia Perú.

“Yo no tengo dinero ni si quiera para regresar, aunque no deseo eso, tengo un giro de dinero en Ecuador pero no nos dejan ingresar, pedimos una ruta humanitaria que nos lleve a Perú para poder sobrevivir”, subrayó la ciudadana.

Mientras, en las afueras de Migración varios venezolanos, con gestos de indignación, sufrimiento e incertidumbre, gritaban “queremos respuestas”.

En los controles migratorios no existe, de momento, una fila para ingresar y las vallas que servían para dirigir a los extranjeros están vacías.

Por lo pronto, medio centenar de venezolanos, con maletas en mano, se instalaron en carpas proporcionadas por el Municipio de Tulcán, capital de la provincia fronteriza del Carchi, mientras esperan alguna solución.

El pasado jueves, el ministro del Interior, Mauro Toscanini, informó sobre la nueva disposición que se adoptó para “garantizar el ingreso seguro, regular y ordenado”, según dijo.

Toscanini defendió hoy la decisión de solicitar pasaporte a los ciudadanos venezolanos para entrar en Ecuador donde, según sus cálculos, permanecen alrededor de 250.000, es decir la cuarta parte de los que han ingresado en la nación andina.

“Hemos sido sumamente generosos con los venezolanos. En este momento han llegado cientos de miles”, dijo Toscanini en una entrevista publicada hoy por el diario El Comercio.

Según el funcionario, “250.000 se han quedado aproximadamente, pero han llegado aproximadamente un millón. Muchos se quedan seis meses. Hay que controlarlos de alguna manera”.

“Creo que siempre el bienestar de los ecuatorianos está por arriba de todo y el bienestar de los mismos venezolanos, porque en el momento que tengamos aquí 500.000 o un millón, no solo los ecuatorianos no van a recibir ciertos servicios, sino estos mismos venezolanos que están en el país”, añadió.

EFE

Los migrantes venezolanos reciben alimentos donados por colombianos en el Puente Internacional Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
Los migrantes venezolanos se refugian en el edificio del Centro Internacional de Servicios Fronterizos en el Puente Internacional Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
Los migrantes venezolanos reciben alimentos donados por colombianos en el Puente Internacional Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
Los migrantes venezolanos se refugian en el edificio del Centro Internacional de Servicios Fronterizos en el Puente Internacional Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
  REUTERS/Luisa Gonzalez

 

Una niña venezolana abre una maleta en el Puente Internacional de Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez

 

Los migrantes venezolanos hacen fila para registrar su entrada en Ecuador, en el Puente Internacional de Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
Los migrantes venezolanos se refugian dentro de una tienda de campaña en el Puente Internacional de Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez
Una pareja de inmigrantes venezolanos están cubiertos con mantas en el Puente Internacional de Rumichaca, en Tulcán, Ecuador, el 18 de agosto de 2018. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez

 

  REUTERS/Luisa Gonzalez

 

  REUTERS/Luisa Gonzalez

 

Colombianos donan comida a los venezolanos en el puente Rumichaca REUTERS/Luisa Gonzalez

 

REUTERS/Luisa Gonzalez
Un migrante venezolano en el puente Rumichaca esperando entrar a Ecuador. Fotografía tomada el 18 de agosto de 2018. REUTERS / Luisa Gonzalez