Perú anuncia medidas adicionales para regularizar la situación de migrantes venezolanos

Un oficial de policía da instrucciones a los migrantes venezolanos que esperan obtener el papeleo necesario para un permiso de residencia temporal en la sede de la Interpol, en Lima, Perú, el 17 de agosto de 2018. REUTERS / Mariana Bazo

 

 

El ministro del Interior de Perú, Mauro Medina, anunció hoy una serie de medidas complementarias para atender a los ciudadanos venezolanos que buscan regularizar su situación migratoria en el país, informó un comunicado oficial.

Ante la decisión de exigir el pasaporte a los venezolanos para ingresar al territorio peruano a partir del sábado, Medina dijo que la oficina de Migraciones inaugurará este jueves un sistema de identificación facial y dactilar en el Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf) en la ciudad norteña de Tumbes.

El ministro agregó que Migraciones atiende más de 2.200 citas en línea diarias y se ha dispuesto que trabaje las 24 horas del día tanto en su sede de Lima como en la frontera norteña con Ecuador, donde se concentra la mayor cantidad de inmigrantes venezolanos.

Indicó que a partir del 29 de agosto, la Policía Internacional (Interpol) inaugurará un nuevo módulo de atención en el distrito limeño de Miraflores y ampliará sus horarios de atención en esa sede y en el distrito de San Martín de Porres, en el norte de Lima.

Además, se ha previsto inaugurar diez nuevas sedes fuera de Lima con el objetivo de “facilitar que los ciudadanos venezolanos y los extranjeros que se encuentren en diversos lugares del país puedan acudir a esas dependencias a identificarse plenamente”.

Esto permitirá a la Policía Nacional del Perú (PNP) “tener actualizada la base de datos que la ayuden en el cumplimiento de su función”, sostuvo.

“No hay ninguna persecución, queremos a los venezolanos, pero tenemos que identificarlos por seguridad de ellos mismos y de todos los que vivimos en este país”, remarcó antes de recordar que cada país es soberano de tomar sus decisiones “de acuerdo a su realidad, sus autoridades y su legislación”.

Perú anunció la semana pasada que a partir de este sábado se exigirá el pasaporte a todos los venezolanos que quieran entrar al país y el pasado día 19 redujo en seis meses, hasta el 31 de diciembre próximo, el plazo que tienen los venezolanos para solicitar el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), categoría migratoria que les permite residir y trabajar en el país.

Esa norma también redujo el alcance del PTP, que antes se podía otorgar a los emigrantes que llegaran al país hasta el 31 de diciembre y que ahora quedó limitado hasta el 31 de octubre.

Al respecto, el canciller de Perú, Néstor Popolizio, declaró hoy que su país “en ningún momento” impedirá el ingreso de emigrantes venezolanos ni tiene previsto deportar a aquellos que se encuentran de forma irregular.

Popolizio aclaró que las medidas anunciadas por su país solo buscan obtener “una migración realmente ordenada, segura y regulada” e insistió en la “solidaridad” de las políticas migratorias peruanas.

Anunció que incluso una vez que entren en vigor las nuevas normas, el país no descarta aplicar medidas de regularización migratoria para los venezolanos que se hayan visto afectados.

La Superintendencia Nacional de Migraciones señala que actualmente hay unos 400.000 venezolanos en el país, y que el 80 % de estos ingresa a Perú con su pasaporte, mientras que un 20 % lo hace con cédula de identidad. EFE