Venezuela estrena un nuevo sistema cambiario destinado al fracaso

/ AFP PHOTO / Federico PARRA

 

La épica devaluación del 95 por ciento de la moneda de Venezuela fue en parte un intento, aparentemente, de aplastar el mercado negro donde la mayoría de la gente ha comprado y vendido dólares durante años.

Por Daniel Cancel para Bloomberg | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Sin embargo, esas ilusiones se desvanecieron rápidamente.

A pocas horas de la reapertura del sistema financiero esta semana, las cotizaciones del mercado negro para el bolívar ya estaban volando. Algunos lo cotizaron a 65 bolívares por dólar. Otros lo tenían tan alto como 100 bolívares, muy por encima de la nueva tasa de cambio oficial de 60 por dólar que el presidente Nicolás Maduro fijó la noche del viernes. (Si esos números parecen muy pequeños, es porque una redenominación simultánea del bolívar eliminó cinco ceros de la moneda para simplificar las transacciones).

La apuesta por unificar los tipos de cambio oficiales y del mercado negro fracasó por muchas razones. Por un lado, los controles de divisas que dictan quién puede comprar y vender dólares en el mercado oficial se dejaron en su lugar. Por otro lado, la nueva tasa de cambio no es creíble a los ojos de los inversores. Con el anuncio del gobierno de un aumento de 3.500 por ciento en el salario mínimo, es probable que la hiperinflación continúe y erosione el valor de los nuevos bolívares.

 

 

Por último, no está claro quién suministrará exactamente al mercado dólares a la tasa oficial. El gobierno, que busca preservar la moneda dura preciosa después de incumplir sus bonos extranjeros, dijo que no. “El dinero comercializado vendrá del sector privado”, dijo el ministro de Finanzas, Simon Zerpa. Será una “tasa única” fluctuante en subastas oficiales con divisas ofertadas por privados, aseguró Rodríguez. No habrá asignación de divisas del Estado.

Las subastas en el nuevo mercado cambiario comenzarán el miércoles. La oferta y la demanda determinarán la tasa de cambio exacta, dijo Zerpa, pero la sensación en Caracas es que el gobierno no permitirá que se desvíe demasiado de la tasa original de 60 dólares que estableció Maduro. Las personas se limitarán a comprar US$ 500 por mes en el nuevo intercambio y las compañías tendrán un límite de US$ 400.000. Pero eso solo entra realmente en juego si hay suficiente suministro.

Con las esperanzas frustradas de que Venezuela iba a permitir finalmente un tipo de cambio oficial único y de libre flotación, las perspectivas de inflación siguen siendo desalentadoras. El Fondo Monetario Internacional ya había pronosticado un aumento de un millón de dólares en los precios al consumidor este año, impulsado por la escasez de dólares para los importadores y una imprenta del gobierno enloquecida. El propio índice Cafe Con Leche de Bloomberg sitúa la tasa anualizada en más del 108.000 por ciento.

El resultado final de la devaluación podría ser que el gobierno imponga más dolor a sus ciudadanos sin resolver realmente los desequilibrios que crearon en primer lugar la crisis económica.

Los venezolanos ahora se preguntan cuánto tiempo pasará antes de que el nuevo salario mínimo mensual de 1.800 bolívares, o US$ 30 a la tasa oficial, también lo haga.