Éxodo venezolano se acerca a un momento de crisis, advierte agencia de la ONU

Un niño migrante venezolano descansa después de llegar desde la ciudad norteña de Piura a la terminal de autobuses en Lima, Perú, el 24 de agosto de 2018. REUTERS / Guadalupe Pardo

 

 

El éxodo de migrantes desde Venezuela se está acercando a un “momento de crisis” comparable con los eventos que involucran a refugiados en el Mediterráneo, dijo el viernes la agencia de migraciones de Naciones Unidas.

Cada vez más personas están huyendo del colapso económico y el malestar político en Venezuela, amenazando con sobrepasar a los países vecinos. Autoridades de Colombia, Ecuador y Perú se reunirán la semana próxima en Bogotá para buscar una salida a la crisis.

Ecuador y Perú han reforzado las reglas de ingreso para los venezolanos y ahora les exigen pasaportes válidos en lugar de sólo documentos nacionales. Mientras en Brasil, manifestantes hicieron retroceder a cientos de inmigrantes por la frontera.

Describiendo esos eventos como señales tempranas de alerta, el portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Joel Millman, dijo que deben movilizarse fondos y medios para gestionar las salidas de venezolanos.

“Esto está acercándose a un momento de crisis que hemos visto en otras partes del mundo, particularmente en el Mediterráneo”, dijo Millman en una rueda de prensa.

El jueves, la OIM y ACNUR, la agencia de refugiados de la ONU, pidieron a países latinoamericanos aliviar la entrada de venezolanos. Más de 1,6 millones han dejado el país desde 2015.

El portavoz de ACNUR, Andrej Mahecic, dijo el viernes que los gobiernos habían hecho esfuerzos “admirables” pese a que las capacidades de recepción y servicios están colapsadas.

Pero “algunas imágenes preocupantes” aparecieron en la región en la última semana. “Esa creciente estigmatización de aquellos que se ven forzados a huir también pone en riesgo los esfuerzos para su integración”, afirmó Mahecic.

Millman sostuvo que “lo que es una situación difícil puede convertirse rápidamente en una crisis”, aunque alabó el “trabajo magnífico” de los países latinoamericanos a la hora de recibir a los venezolanos que abandonan su país.

“Vemos los brotes de violencia en Brasil (contra venezolanos en la ciudad fronteriza de Pacaraima) y las medidas restrictivas de algunas administraciones (con la exigencia de pasaportes para la entrada en Ecuador y Perú) como una alerta temprana de que una situación difícil puede convertirse en una situación de crisis muy rápidamente y tenemos que estar preparados”, dijo el portavoz.

“Recalcamos que muchos inmigrantes, particularmente adolescentes y menores de edad, no tienen acceso a esos documentos” de identificación, añadió.

Según la OIM y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), unos 2,3 millones de venezolanos viven actualmente fuera de su país.

Más de 1,6 millones han salido desde 2015 de Venezuela y el 90 % se encuentra en países de América Latina.

Desde 2015 unos 500.000 venezolanos han recibido algún tipo de estatus de residencia formal en América Latina, según la OIM.

Los máximos responsables de la OIM, William Lacy Swing, y de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, expresaron el jueves su solidaridad con los países que acogen a los venezolanos que abandonan su país, y pidieron a la comunidad internacional más apoyo con los países latinoamericanos y a las comunidades dentro de ellos que acogen a estos ciudadanos.

El portavoz de ACNUR Andrej Mahecic a su vez expresó su preocupación por los recientes actos de violencia y manifestaciones xenófobas contra los inmigrantes en algunos países de América Latina y el Caribe recientemente, porque “aumentan la estigmatización y ponen en riesgo los esfuerzos de su integración”.

“La solidaridad es la clave. Hasta el momento ha sido ejemplar”, indicó no obstante.

Según dijo, en 2016 hubo algo más de 30.000 peticiones de asilo de venezolanos en la región y más allá, en 2017 ya fueron 100.000 solicitudes y en lo que va de 2018 ya son más de 130.000.

Con información de Reuters y EFE