ONG Justicia Venezolana se pronuncia sobre el Carnet de la Patria en su visión Jurídica

 

En declaraciones dada por las directoras ejecutivas de la organización no gubernamental (ONG) Justicia Venezolana. La Dra Lilia Camejo y la Dra. Neida Pérez Morillo en referente al mecanismo que quiere imponer el gobierno de Nicolás Maduro en referente al Carnet de la Patria.

Nota de prensa

Según Lilia Camejo dice: Mucho se ha dicho sobre el Carnet de la Patria propuesto por el Estado venezolano. Desde el sector de oposición han expresado que se trata de un elemento de chantaje y control. Mientras que desde el ejecutivo nacional aseguran que mejorará la aplicación de los programas sociales para “todos los ciudadanos” bajo un novedoso sistema nacional donde se identifican a las familias más vulnerables para asignarles los Bonos de Protección Social. Una herramienta para impulsar la gestión del gobierno, es decir, ayudar a que exista una mejor comunicación con el pueblo y sus necesidades; facilidad al momento de necesitar ayuda a nivel de salud; facilidad al momento de solicitar vivienda; pensiones, alimentos, compra de gasolina, bonos, barritas de oro, siendo éstos algunos de los beneficios que se dice, recibirán aquellos que vayan a censarse para obtener dicho instrumento. Sin embargo, no es algo que aun termine de convencer a la población venezolana considerando el Carnet de la Patria como un documento de identificación con un sistema de códigos; lo cual ha sido objeto de denuncias como elemento de control social y coacción en compra de votos durante las elecciones regionales, municipales y presidenciales. Según, Nicolás Maduro, estas tarjetas permitirán poner orden a los programas sociales y llegarían a todo el sector trabajador del país para atender sus demandas y garantizar que sean atendidos por los programas sociales.

Viendo del punto de vista que nos da la Dra. Neida Pérez Morillo: Si lo observamos desde el punto de vista jurídico, podríamos denunciar que se trata de una herramienta de control y discriminación social y política. De allí la necesidad de asentar y fundamentar nuestra posición como ONG Justicia Venezolana vigilantes en la protección de los derechos humanos y garantías, conforme al cual el Estado garantizará a toda persona natural o jurídica, sin discriminación alguna, el respeto, el goce y el ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de sus derechos. Estas fuentes de protección de los derechos humanos las encontramos justamente en la Constitución, en los tratados internacionales suscritos y ratificados por la República en ésta materia y demás leyes. Por lo cual nuestra intención es prevenir, alertar y hacer un llamado a la población venezolana sobre la necesidad de no renunciar a la lucha por nuestros derechos humanos y sociales, que de por sí son irrenunciables, siendo que en la actualidad nos enfrentamos a una dinámica social sobre situaciones de discriminación en razón de la condición social, raza, credo, ideales y pensamientos opuestos al régimen; lo cual evidentemente arroja como resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de nuestros derechos en condiciones de igualdad.

La visión que ve la Dra Lilia Camejo es que: los medios del Estado se han centrado en la propaganda para mostrar lo que han denominado “poder de convocatoria y lealtad del pueblo” subestimando la pasividad y apostando a la indiferencia y a la falta de solidaridad de los grupos sociales en nuestro país. La desinformación sobre este tema juega en contra, generando que una pequeña parte de la ciudadanía acuda a carnetizarse por temor a no poder acceder a ciertos beneficios, lo cual no es mentira porque según lo manifestado y exigido por el Ejecutivo quienes no cuenten con el documento no tendrán acceso a los alimentos. No obstante, hay una mayor parte de la población que se mantiene renuente al considerar que estarían vendiendo su conciencia y apartándose de sus ideales al percibir los beneficios que se les daría a través del Carnet de la Patria. Acá valdría la pena preguntarse: ¿Qué pasaría si todos masivamente acudiéramos a registrarnos y obtener el “poderoso” Carnet de la Patria? La respuesta es bien sencilla: El Ejecutivo no está apostando a este masivo abocamiento social y sería poner en sus manos “la papa caliente” para obtener como resultado el colapso total y nuevas acciones discriminatorias al no poder cumplir el Estado con sus deberes en la satisfacción de tales fines.

Enfatizo Dra. Neida Pérez Morillo: todas las personas registradas podríamos acceder a muchos beneficios del Estado no nos podría negar y ser incluidos en algún programa social de vivienda, salud, educación, pensión, entre otros de los que desarrolla el Ejecutivo, ya que estaríamos presentes en el censo que promete “una mejor organización del pueblo” y la precisión de sus necesidades. Es decir se fortalecerían todos los programas sociales, a fin de llevar “un mejor control” de los aportes del gobierno nacional con cada ciudadano; lo cual permitiría seguir avanzando y poder ordenar los beneficios de las políticas de protección social. Además, de tener en cuenta las personas que aún no han sido atendidas por algún programa social que esté necesitando. Apostando incluso a la inclusión de todos los jóvenes venezolanos y venezolanas mayores de 15 años que pueden registrarse para la emisión del Carnet de la Patria, sumándolos a esta política audaz del Estado venezolano para garantizarles protección social. Por lo que todos absolutamente todos bajo requisitos muy simples podrán registrarse para Carnet de la Patria y tener acceso a los beneficios ofrecidos por el Estado.

Finalizaron en decir las ambas juristas representante la directora ejecutiva de la organización no gubernamental (ONG) Justicia Venezolana, Dra Lilia Camejo y la Dra. Neida Pérez Morillo que estos programas están en la Carta Magna y es un derecho de todos los venezolanos que están dentro y fuera de nuestra patria Mientras materializamos este sueño venezolano convendría pensar y reconocer la firme convicción de proteger nuestros derechos humanos sin desigualdad ningun como valores superiores del ordenamiento jurídico del Estado y de su actuación en cuanto a la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social; por lo que ningún ciudadano venezolano podría menospreciarse ni considerarse indigno y menos aún ser objeto de juzgamiento o reproche si materializa la idea de registrarse y obtener el tan “poderoso” “Carnet de la Patria” como mecanismo de lucha para encarar al Estado y desenmascarar a quienes subestiman al pueblo en la defensa de sus derechos.