El éxodo venezolano desenmascaró al castro madurismo, por José Amalio Graterol Jatar

José Amalio Graterol Jatar @paraguanamalio

 

La pirámide de Mashlow ha sido utilizada como herramienta sociológica desde la entronización del castrismo en Cuba, la misma determina las personas que no tienen satisfechas sus necesidades elementales no atienden a más nada  sino a buscar afanosamente  su consecución.  En la subyugada isla  se aplico el método de dejar a la gente al margen de todo, aunado a una  terrible guerra psicológica ejecutada magistralmente contra la población. Al extremo que a la mayoría de los cubanos no les quedo de otra que planificar  la huida, la cual es sumamente difícil, se arriesgan a perecer en alta mar y a la cárcel y malos tratos si son descubiertos por los tiranos. De allí que el éxodo cubano aunque  en gran numero  fue  controlado por el despotismo  cubano.  En Cuba el  Estado carece de finalidades distintas a hacer permanecer a los sátrapas en el poder, para usufructuar toda la nación. Una versión  de la edad media revestida de aires ideológicos populistas marxistoides, aplicada a todo un país transformados sus habitantes en “siervos de la gleba”

Venezuela fue siempre codiciada por los Castro, incluso se atrevieron en varias oportunidades a enviar tropas y armas a nuestro suelo patrio. Permanentemente estuvo en la mira por ser un territorio inmensamente rico y su estratégica ubicación  geopolítica. Jamás abandonaron su labor de infiltración y penetración ideológica, su  trabajo fue constante y sin pausa alguna, con organización  y decisión en extremo. Mientras tanto los partidos democráticos cedían su vocería a contratistas y periodistas, sin  contacto alguno con los sectores populares.

La historia es harto conocida Chávez se hizo del poder y desde el comienzo comenzó a aplicar la metodología de los castristas. En forma lenta pero con precisión de relojero se fue tejiendo la red para hacer de Venezuela un territorio lleno de problemas: sin electricidad,  ni agua, el sistema de salud arrasado, escasez de comida,  efectivo solo para privilegiados y bachaqueros, la justicia al servicio solo de ellos, ,es decir le arrebato a los venezolanos la posibilidad de satisfacer sus necesidades elementales y así nos mantienen en su  cruel y macabro dominio político, económico, social y en algunos casos con la penetración de sectas sincréticas hasta religioso

El plan cubano se ejecuto a la perfección sin importarles para nada  el sufrimiento humano: la muerte de niños por desnutrición, la carencia de medicinas y toda suerte de privaciones a los venezolanos, nada de eso tiene importancia para ellos ¡se ejecuta y ya! Sin embargo el plan tiene un gran error de fondo,  que los ha expuesto ante el concierto de los países como lo insensibles y anti humanistas que son.

Venezuela tiene 2800 kilómetros de fronteras por esa realidad los venezolanos, aunque algunos  lo han hecho, no tienen que huir por el mar:¡basta irse a pie! Con tal de salir de este infierno, la gente no soporta más el castigo y esa es la razón por la que el mundo ha volteado a ver lo que pasa. Cifras conservadoras revelan que cerca del 17% de la población ha huido de la satánica revolución y mucha gente más quiere irse. Venezuela que según Maduro sería país potencia exportador, ahora es un problema regional, con la exportación de sarampión  difteria, paludismo, anemias por desnutrición y encima de choros y malandros enviados por el gobierno a desprestigiar a las honorables familias que huyen .La gente se va despavorida y  dejan en evidencia a los gobernantes del odio y la miseria. No son más que ejecutores de una guerra de privaciones y tormentos físicos y psicológicos .La humanidad ya sabe tras el éxodo venezolano que lo de Cuba era un notable éxito propagandístico, de una sanguinaria dictadura hambreadora, mientras mantenían a los cubanos enjaulados en la isla. Venezuela como ayer en la independencia recorrió el continente hoy lo recorre nuevamente mostrándole a todos que esas revoluciones son un fracaso para los pueblos y un gran éxito para quienes detentan el poder y el dinero. Son dictaduras militares con propaganda, lo que no se le ocurrió mi a Gómez, ni Pérez Jiménez, ni siquiera a los tiranos del cono sur o Centro América.

El éxodo venezolano sin precedentes en el mundo le quito la careta  a los Castro- maduristas, ya viene la libertad, se inicia la operación “vuelvan caras” cada venezolanos en el exterior será un portavoz denunciante de la tiranía hambreadora y luchara como pueda para que Venezuela vuelva a ser libre. Basta con que cada quien diga las razones que tuvo para irse de su patria: tantas historias de hambre, muerte, vejaciones, persecuciones, latrocinios y guerra psicológica contra un pueblo bueno y  pacifico, no quedaran impunes, se hará justicia.

Se puede luchar estando expatriado. Evidenciemos en cada país que esta dictadura no quiere a los pueblos es solo para la felicidad de corruptos, maraqueros, enchufados y bachaqueros.

@paraguanamalio

 

.