“Ir a fiestas sexuales me hizo mejor amante de mi pareja”

He estado en bastantes fiestas sexuales a lo largo de los años y recientemente he organizado mis propios eventos. Los amigos y conocidos que no han asistido a una fiesta sexual son propensos a interrogarme sobre los aspectos prácticos de cómo se lleva a cabo ese evento y estoy más que feliz de compartir lo que he aprendido. Hace poco me hicieron una pregunta sobre mis experiencias de sexo grupal que me hizo reflexionar. La pregunta era “¿Qué has aprendido sobre ti al asistir a fiestas sexuales?” La respuesta es: mucho.

Por: Grant Stoddard / Vice

Tuve mi primera revelación en la primera fiesta a la que asistí en 2002. Se llevó a cabo en una suite de un famoso hotel de rock and roll. Tenía 25 años, todavía estaba muy verde y tenía la tarea de asistir y posiblemente participar en una orgía para un artículo. La revelación —que se produjo 90 minutos después de que llegáramos al lugar— fue que tropecé con mi propio infierno personal.

Llegué al evento —llamado “fiesta de juegos” por los juerguistas regulares— con una compañera extrovertida en nuestra tercera cita. Pensé que le iba a volar la cabeza con mi supuesta actitud libertina y, al principio, todo parecía ir según lo planeado. Fuimos de las primeras personas en tener sexo y logré estar cómodo con la sensación de ser observado por una habitación llena de extraños.

Sin embargo, pasé los restantes siete octavos de la tarde junto al buffet, cohibido, mientras ella dominaba el evento de 40 personas con un abandono alegre y desinhibido. En mis fantasías de sexo grupal, yo también era el alma de la fiesta, pero me fui del primer evento convencido de que estaba demasiado atormentado por mis inseguridades para disfrutar la realidad. Cuanto más disfrutaba mi pareja, más efímeras y deslucidas se volvían mis erecciones hasta volverme un observador flácido, un verdadero fantasma en la fiesta.

Pasaron 11 años antes de que reuniera el valor para asistir a otro evento, pero esta vez, fue bajo los auspicios de estar trabajando. Mi cita era una mujer que había estado viendo durante algunos meses y, a diferencia de la primera desventura, habíamos establecido límites antes de tiempo. Seríamos voyeristas y exhibicionistas pero, a menos que ambos consintiéramos en cambiar el plan, solo tendríamos sexo entre nosotros. Mi segunda gran lección fue que negociar los límites de antemano es indispensable.

La experta en relaciones abiertas, Effy Blue, afirma que las fiestas son un recordatorio de que el sexo puede y debe negociarse, con el compañero con el que se llega y los compañeros potenciales que se encuentran allí. “A menudo en las relaciones a largo plazo nos instalamos en una rutina de sexo, pensamos que conocemos bien a nuestra pareja y no entablamos una conversación continua sobre nuestros deseos”, afirma Blue.

En una fiesta sexual, conoces personas nuevas y tienes que “encontrar las palabras” para expresar tus límites y deseos. “Aunque al principio puede ser desalentador, con un poco de práctica, obtienes una comprensión más profunda de ti mismo y aprendes a pedir lo que quieres y tener claro lo que no quieres. Y puede ser muy enriquecedor cuando obtienes lo que pediste”.

Lea la nota completa en Vice