Es hora de coordinar una respuesta financiera al éxodo venezolano

Los migrantes venezolanos que se dirigen a Perú, caminan a lo largo de la carretera Panamericana en Tulcán, Ecuador, después de cruzar desde Colombia, el 21 de agosto. (Luis Robayo / AFP / Getty Images)

 

Se les conoce como “los caminantes

Son hombres, mujeres y niños venezolanos que han dejado su país en busca de trabajo y oportunidades. Algunos no pueden pagar un pasaje aéreo o inclusive un boleto de autobús, por lo que caminan cientos de millas para llegar a las fronteras de las naciones vecinas.

Por: Luis Alberto Moreno | The Washington Post | Traducción de LaPatilla.com

En los últimos meses, decenas de miles de estos migrantes han estado caminando lentamente a lo largo de las carreteras, acampando al borde de las vías y confiando en la bondad de los extraños. Son un pequeño subconjunto en un éxodo mucho más grande, de los que nuestro hemisferio nunca había visto antes.

Aunque mucho se ha dicho sobre los problemas políticos y económicos dentro de Venezuela que han llevado a este momento, creo que la escala y el impacto de esta crisis migratoria aún no se comprenden fuera de América Latina y el Caribe.

Consideren esto: mientras que las Naciones Unidas estiman que 1,8 millones de inmigrantes han llegado a Europa por mar desde 2014, hasta 2,5 millones de venezolanos han abandonado su tierra natal durante el mismo período. Aproximadamente una quinta parte de ellos se destinaron a Europa, Estados Unidos y Canadá. Casi todo el resto, alrededor de 2 millones de personas, se han destinado a países de América Latina y el Caribe. Solo Colombia ha recibido cerca de 1 millón, mientras que Perú, Ecuador, Chile, Brasil y Argentina, en orden descendente, han absorbido la mayor parte del resto.

Pero mientras que el ingreso per cápita promedio en los seis países europeos que han recibido más inmigrantes durante este período (Alemania, Francia, Italia, Suecia, Austria y Gran Bretaña) es de alrededor de $ 46,500, medidos en poder adquisitivo en los seis países latinoamericanos mencionados anteriormente , la cifra es menos de $ 17,000.

Europa puede contar con servicios civiles modernos, clínicas y escuelas bien dotadas de personal para procesar y cuidar a los inmigrantes. En América Latina, a pesar de los considerables avances en la reducción de la pobreza en las últimas décadas, los servicios públicos cuentan con fondos insuficientes, y están mal equipados para hacerle frente a la demanda local, y mucho menos para hacerle frente a esta emergencia.

En Colombia, un economista del Banco Interamericano de Desarrollo estimó que el Gobierno necesitará alrededor de $ 1.6 mil millones por año para responder plenamente a la emergencia, una suma equivalente al 0.5 por ciento del PIB. Esto equivale a un shock negativo para la economía en un momento en que Colombia necesita urgentemente acelerar el crecimiento.

Los vecinos de Venezuela hasta ahora han sido comprensivos y generosos con los inmigrantes, sobre todo porque recuerdan cómo Venezuela dio la bienvenida a millones de exiliados políticos y refugiados económicos durante el siglo XX.

Además de renunciar a muchos requisitos tradicionales de visado, los gobiernos de la región han utilizado los escasos recursos públicos para proporcionar alimentos y refugio a los venezolanos, al mismo tiempo que reasignan a miles de funcionarios de seguridad y salud para enfrentar el aumento.

Desafortunadamente, la situación ha llegado a un punto crítico. En las últimas semanas, hemos presenciado incidentes de violencia y protestas públicas contra los inmigrantes, ya que los funcionarios agobiados luchan por evitar la anarquía y satisfacer las necesidades de los residentes locales que, en muchos casos, también son muy pobres.

El Banco Interamericano de Desarrollo, que tiene oficinas en cada país afectado y décadas de experiencia financiando programas de desarrollo con los gobiernos de la región, está en una posición ideal para crear y administrar un fondo regional para este propósito.

Estamos preparados para contribuir con donaciones iniciales y proporcionar garantías que, con promesas de otras partes, podrían generar tanto como $ 1 mil millones en préstamos concesionarios en los próximos dos años. Al contribuir al fondo, las naciones donantes podrían canalizar la ayuda hacia donde más se necesita, evitando al mismo tiempo la ineficiencia de las contribuciones fragmentadas.

A pesar de las obvias sensibilidades políticas que rodean este tema, estoy seguro de que este fondo podría ponerse rápidamente en funcionamiento. En 2016, el Banco Mundial se asoció con la U.N. y el Grupo del Banco Islámico de Desarrollo para lanzar un esfuerzo similar en menos de tres meses. Ese fondo recaudó cientos de millones de dólares para ayudar a las comunidades de Jordania y Líbano a hacer frente a la llegada de refugiados sirios.

La migración, independientemente de sus motivos, ha sido durante mucho tiempo una experiencia decisiva para las personas en las Américas. La historia nos ha enseñado que aquellos en busca de esperanza y refugio algún día podrían ser quienes lo ofrezcan. Los venezolanos no dudaron en extender una mano de ayuda en el pasado. Asegurémonos de hacer lo mismo por ellos ahora.