Largas colas, pernoctas, más burocracia: El adiós al pasaporte exprés

Personas que se anotaron un día antes en la lista aguardan para ser atendidas

 

 

Al menos dos días deben permanecer en las cercanías del Saime aquellos que deseen obtener su documento por primera vez, estampar la prórroga o hacer el pago exprés. El organismo solo atiende 500 personas por día, cifra que se queda corta ante la gran cantidad de usuarios que se acerca a la avenida Baralt para, una vez obtenido el pasaporte, poder emigrar en busca de salud, empleo y calidad de vida. Lo que en otros países es un procedimiento ágil y eficiente, en Venezuela representa un inconveniente más para la población.

Por Alberto Torres @albertotorresm_

Caracas. Son las once de la mañana y Enzo Chacón aún no ha desayunado. Lo comenta con tranquilidad, asegura que el desespero por tramitar los papeles de su familia hace que pierda el apetito. Tras un largo viaje desde los llanos venezolanos y luchando por conseguir el cada vez más escaso dinero en efectivo, el ciudadano, proveniente de Rubio, estado Táchira, se dispone a enfilarse, junto a cerca de otras 300 personas, para lograr obtener el pasaporte de su hijo.

Chacón cuenta que, a sus 15 años de edad, tuvo que cambiar su pueblo natal por Turén (Portuguesa). Es la misma edad que actualmente tiene su descendiente, Antonio, quien ya deberá irse de su hogar a tierras extranjeras, sumándose así a los más de dos millones de venezolanos que, de acuerdo con la ONU, han abandonado su tierra en busca de mejores oportunidades y calidad de vida.

Pero el pasaporte del pequeño Antonio no es el único problema del tachirense, pues, desde hace cuatro años, su esposa sufre de cáncer de mama. Cuenta que desde que fue diagnosticada ha contado con la ayuda de distintos familiares que se encuentran en otras latitudes, pero la crisis hospitalaria se ha prolongado a tal punto que el factor económico ya pasa a segundo plano, ya que los tratamientos y exámenes médicos que necesita realizarse son, en su mayoría, escasos.

Hace dos semanas. al enterarse de que en la oficina principal del Saime les daban prioridad a aquellas personas con urgencia de salida por temas médicos, Enzo y su esposa viajaron a Caracas con los informes médicos que certifican el padecimiento. Luego de pasar más de ocho horas en una cola que llegaba hasta la avenida Lecuna, se encontraron con que de todos los requisitos que necesitaban les faltaba uno: los récipes médicos para obtener los medicamentos.

Enzo, indignado, describe como perdieron casi una semana de su vida:

No solo fue el rato que estuvimos haciendo la cola, esa la hicimos porque el día anterior pudimos anotarnos en una lista de 500 personas que serían atendidas; además, fueron los dos días de viaje y el día que amanecimos en La Bandera buscando pasaje. Esto es inhumano, ¿qué más necesitan ellos verificar si ya el informe y el seno de mi esposa son evidencias de lo que está sufriendo?”.

Tal como sucedió en aquella oportunidad, Chacón no tiene esperanza de que pueda obtener el pasaporte de Antonio de inmediato. Admite estar preparado para, al menos, tres días yendo en la madrugada al centro de Caracas para así lograr su cometido.

Adiós al “pago express”

Aproximadamente desde julio se encuentra inhabilitada la opción que permitía obtener el pasaporte en menos tiempo. El llamado “pago exprés” representaba la opción que muchas personas utilizaban para agilizar la obtención de su documento de viaje, o al menos esa era la idea. Desde que entró en funcionamiento este mecanismo, usuarios han reportado por redes sociales que para realizar el pago deben ingresar a la página en la madrugada o a horas aleatorias del día.

Pero desde hace casi dos meses el acceso general a dicha web se encuentra inhabilitado, por lo que quienes quieren completar el proceso deben dirigirse a la sede principal del Saime y cancelar el monto allí mismo por transferencia o con tarjeta de débito/crédito, según explica un funcionario del ente cuya identidad pidió que fuera reservada.

La ineficiencia de este sistema ha propiciado la aparición de gestores que ofrecen hacer la cancelación en un lapso que varía entre tres y cinco días. Al principio, el cobro se efectuaba en bolívares, por una cantidad que supera hasta por tres o cuatro veces el monto legal del trámite; sin embargo, personas consultadas por Crónica.Uno admitieron haber pagado en dólares -bien sea por hacer el trámite completo o solo la vía express-, práctica que se ha incrementado recientemente debido a la constante devaluación que sufre la moneda diariamente.

El mecanismo rápido no es el único inconveniente que tienen los usuarios para obtener su pasaporte, ya que es necesario que, con anterioridad, quien lo solicita tenga aprobados todos los requisitos técnicos y de seguridad que forman parte del documento.

Lea el reportaje completo en Crónica Uno