Ordenan evacuación de dos ciudades en Carolina del Norte por crecida de ríos

Los residentes ayudan a un anciano a evacuar una comunidad en Carolina del Norte durante el huracán Florence. REUTERS/Randall Hill

 

La Policía de Fayettevile ordenó este sábado la evacuación “inmediata” de la ciudad, de la vecina urbe de Wade y de todo el condado de Cumberland, en Carolina del Norte, por el riesgo de desbordamiento de dos ríos por la intensa lluvia que cae en la zona por el ciclón Florence.

“Todos los residentes en menos de una milla (1,6 kilómetros) del curso de los ríos Cape Fear y Little deben abandonar la cosa INMEDIATAMENTE”, ordenó la Policía local a través de Twitter.

La decisión supone la evacuación de más de 320.000 habitantes.

A la advertencia se sumó el alcalde de Fayetteville, Mitch Colvin, que avisó que la “pérdida de vidas humanas es muy, muy posible”.

“Lo peor está por llegar, vayan a lugares elevados ahora, pues una vez que las aguas crezcan será difícil ir donde se encuentren para rescatarlos”, aseguró.

Las bandas exteriores de la tormenta tropical Florence, que se encuentra ya en el vecino estado de Carolina del Sur, están dejando gran cantidad de agua en la zona, donde apenas ha dejado de llover desde hace dos días.

En Carolina del Norte se ha superado un récord histórico de acumulación de agua, con más de 30 pulgadas (76 centímetros) en la ciudad de Swansboro y hay otros cuatro más por encima de las 20 (50 centímetros).

En conferencia de prensa, el director interino del Servicio de Emergencias del condado de Cumberland, Tracy Jackson, estimó que el nivel habitual del río puede subir hasta 62 pies (19 metros).

“Estamos siendo conservadores, lo puedo asegurar, porque no estamos seguros de que 62 pies sea el tope de la crecida”, indicó.

Los meteorólogos ya habían advertido de que el peligro de Florence no era tanto el viento, que llegó a ser de 90 millas por hora (150 km/h) cuando tocó tierra este viernes en Carolina del Norte, sino las poderosas y persistentes lluvias.

Hasta el momento se han registrado al menos ocho muertos, tres de los cuales se dieron a conocer este sábado, aunque esta cifra podría aumentar debido a las lluvias, pues el ciclón, convertido ahora en tormenta tropical, está casi estacionario.

El ciclón se encuentra unas 40 millas (65 km) al sur de la ciudad de Florence, en Carolina del Sur, y se mueve a 3 millas por hora (6 km/h) rumbo oeste.

En su último boletín, el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC) pronosticó que Florece vire hacia el oeste-noroeste este sábado y al noroeste el domingo, por lo que el fenómeno meteorológico podría alcanzar el estado de Ohio el lunes.

EFE