Tres famosas apariciones marianas que no han sido aprobadas por la Iglesia

Foto: La Virgen fotografiada en Zeitún / reinadelcielo.org

 

En distintos lugares y tiempos de la historia la Virgen María se ha aparecido ante una o más personas dejando mensajes de esperanza y conversión, pero no todas las apariciones cuentan con la aprobación de la Santa Sede, por distintos motivos, reseña ACI Prensa.

1. Virgen de Garabandal

Entre 1961 y 1965 cuatro niñas –Conchita, Jacinta, Mari Loli y Maricruz–, aseguraron haber presenciado las apariciones de San Miguel Arcángel y de la Virgen María en su pueblo San Sebastián de Garabandal, una localidad de la comunidad de Cantabria, en España.

Los eventos atrajeron a multitudes que aseguraron haber visto a las niñas entrar en profundo éxtasis, levitar y realizar demostraciones de fuerza. Durante los eventos, que fueron registrados por cámaras de fotografías y filmaciones, varios intentaron que las menores salieran del trance mediante el uso de la fuerza.

2. Virgen Reina de la Paz en Medjugorje

En enero de 2014, una comisión del Vaticano concluyó una investigación de casi cuatro años sobre los aspectos doctrinales y disciplinarios de las supuestas apariciones de Medjugorje, y presentó un documento a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Cuando este dicasterio haya analizado los hallazgos de la comisión, enviará un documento al Papa, quien tomará una decisión final.

Las presuntas apariciones comenzaron el 24 de junio de 1981, cuando seis niños en Medjugorje aseguraron experimentar fenómenos que, según afirman, son apariciones de la Virgen María.

Según estos seis supuestos videntes, las apariciones contenían un mensaje de paz para el mundo, un llamado a la conversión, la oración y el ayuno, así como ciertos secretos que rodean los eventos que se cumplirán en el futuro.

3. Nuestra Señora de Zeitun

Nuestra Señora de Zeitun fue una aparición mariana masiva aprobada únicamente por el Patriarca de la Iglesia ortodoxa copta. Ocurrió en el distrito Zeitun de El Cairo, Egipto, durante un período de 2 a 3 años que comenzó el 2 de abril de 1968.

En ese periodo se dice que la Virgen se apareció en muchas ocasiones, especialmente de noche, y algunas veces estaba acompañada de palomas blancas que volaban a su alrededor. Los primeros dos años se habría aparecido de dos a tres veces por semana.

Estas supuestas apariciones atrajeron a grandes multitudes por la noche, a veces hasta 250.000 personas.