Venezuela pierde terreno hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 entre pugnas y falta de recursos

Atletas venezolanos hacen esfuerzos pese a la crisis actual del país para intentar llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 | AFP PHOTO / Federico PARRA

 

Por Esteban Rojas / AFP

Un medallista olímpico rogando por pasajes aéreos, pugnas por el control de las federaciones, falta de recursos por la crisis económica. Venezuela está quedando rezagada en el camino a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

Yoel Finol, ganador de medalla de plata en los 52 kg del boxeo de Río-2016, quedó por fuera de los Juegos Centroamericanos y del Caribe-2018 junto con otros 14 púgiles, al no recibir boletos para viajar al clasificatorio en marzo pasado. “Estamos varados”, decía Finol, de 21 años, al apelar a las redes sociales en busca de solidaridad, pero los pasajes nunca llegaron y el deporte más exitoso de Venezuela en Juegos Olímpicos encajó un golpe bajo.

No es un caso aislado. Desde 2017, selecciones de voleibol, sóftbol y esgrima, entre otras, han quedado eliminadas de competiciones internacionales por inasistencia. Detrás están la debacle económica del país y peleas por el control federativo, en medio de lo cual la cuenta de medallas de oro retrocedió abruptamente en los primeros tres eventos regionales hacia los Juegos Olímpicos.

Venezuela ganó 94 oros en los Bolivarianos Santa Marta-2017, 43 en los Suramericanos Cochabamba-2018 y 34 en los Centroamericanos y del Caribe Barranquilla-2018, 171 en total, perdiendo un tercio de la cosecha del ciclo anterior.

A estas alturas, en vía a Río-2016, sumaba 264 (161 en los Bolivarianos, 47 en los Suramericanos y 56 en los Centroamericanos y del Caribe). La merma es de más de la mitad frente al ciclo hacia Londres-2012, en el que había conseguido 403 doradas en esas tres competencias (200, 89 y 114).

La inversión en el deporte creció durante el boom petrolero vivido entre 2004 y 2014, en el que Venezuela recibió unos 750.000 millones de dólares; pero el ingreso se desplomó. Hoy, los fondos escasean. A pesar de la crisis, tres venezolanos ganaron medallas en Río-2016: Finol y la atleta Yulimar Rojas, plata, y la bicicrosista Stefany Hernández, bronce.

“Asalto”

El forfait (eliminación por ausencia) “fue un duro golpe para nuestros atletas, que estaban preparados, con un nivel competitivo óptimo”, dijo a la AFP Luisa Benítez, presidenta de la Federación de Boxeo (FeveBox), durante un entrenamiento de la selección femenina en Caracas.

El boxeo es una disciplina especial para Venezuela, pues el primer oro olímpico del país llegó de la mano de un pegador, Francisco ‘Morochito’ Rodríguez, en México-1968.

Pedro Gamarro, en Montreal-1976, Bernardo Piñango, en Moscú-1980, y Finol, en Río-2016, ganaron plata; y Marcelino Bolívar y Omar Catarí, en Los Ángeles-1984, se colgaron el bronce. “Me veo en Tokio”, dijo Tayonis Cedeño, de 23 años, medallista bolivariana y suramericana, soñando con emular a Karlha Magliocco, primera boxeadora olímpica venezolana (2012).

Pero hay obstáculos. A los problemas económicos se suma lo que Jesús Elorza, expresidente del Colegio de Entrenadores, tilda de “asalto a las federaciones” por parte del Estado.

Benítez preside la federación avalada por la Asociación Internacional de Boxeo Aficionado y el Comité Olímpico Venezolano. Sin embargo, el Instituto Nacional de Deporte (IND), adscrito al gobierno, impulsó elecciones paralelas en las que resultó elegido Elvis Sánchez. “Hablar de otra federación es desconocer la carta olímpica”, sostiene Benítez.

La dualidad se repite en el básquetbol, que incluso fue amenazado con una suspensión por la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA). Un “reconocimiento provisional” por 12 meses a una federación elegida en votaciones promovidas por el IND -desconocidas por la directiva anterior- evitó la sanción. Otros deportes viven conflictos similares. Dos selecciones de ráquetbol acudieron a los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Solo una compitió.

Parálisis 

Sin presupuesto, los Juegos Deportivos Nacionales, competencia bianual desde 1978, están paralizados desde 2013. “Se comieron la plata y ahora ni siquiera hacen los Juegos Nacionales, que eran la vitrina de las nuevas camadas de atletas”, dijo Elorza a la AFP, denunciando el “manejo discrecional” de recursos y “la corrupción” durante la bonanza.

El ministro de Deporte y vicepresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Pedro Infante, reconoce la crisis, pero la achaca a “un bloqueo económico” por las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. “Tenemos que hacer magia”, aseguró Infante. La próxima competencia del ciclo olímpico son los Juegos Panamericanos, en Lima, del 26 de julio al 11 de agosto de 2019.