En un abuso sexual infantil el agresor gana la confianza de la victima

Abogado José Ángel Sánchez. Foto;: Instagram @cpreventiva

 

 

Las estadísticas de delincuencia, inseguridad y la criminalidad social han llegado a situaciones alarmantes originando como consecuencia la afectación de lo más preciado en una familia, nuestros niños, es de preocupar la cantidad de casos relacionados al Abuso Sexual infantil y/o infantojuvenil que han enlutado a muchas familias y colocan en indefensión a nuestros niños y adolescentes, situaciones como la evidenciada en el caso del Valle nos obliga a enfocarnos en la prevención. Como padres debemos estar atentos al entorno de nuestros hijos y no confiar la responsabilidad de crianza en personas que parezcan buenas personas con nuestros hijos. Recordar siempre que el agresor gana la confianza de la victima.

Nota de prensa 

Se considera abuso sexual infantil al involucrar al niño en actividades sexuales que no llega a comprender totalmente, a las cuales no está en condiciones de dar consentimiento informado, o para las cuales está evolutivamente inmaduro y tampoco puede dar consentimiento, o en actividades sexuales que trasgreden las leyes o las restricciones sociales.

Ahora bien, el abuso sexual constituye una forma de maltrato altamente frecuente en la sociedad y para las victima resulta difícil comunicarlo ya que son manipulados por el agresor, haciéndoles ver por ejemplo, “tus padres no te van a creer, lo que hacemos no es malo. Tú tienes la culpa de provocarme y amenazas de causarle daño a los padre” si el niño comunica lo vivido, por tal motivo el infante practica la ley del silencio..

Un abusador sexual infantil no necesariamente es un pedófilo, el abusador aprovecha lo vulnerable de la víctima para lograr su cometido, por ello como padres y representantes debemos vigilar el entorno de nuestros hijos.
Un abusador puede ocultarse en la fachada de un familiar (abuelo, tíos, primos), un docente, un vecino o aquella persona que no tiene hijos pero emana un cariño indescriptible por los niños; a tal punto de ofrecerse para ejercer el cuido en ausencia de los padres, regalarles juguetes, caramelos, entre otras cosas.
Es oportuno conocer dos elementos que deben intervenir para ser considerado abuso sexual infantil: Desequilibrio de poder (el agresor/a controla a la víctima), Diferencias de conocimientos (el agresor/a) tiene conocimientos más avanzados del comportamiento sexual.

Los abusos sexuales a niños y niñas ocurren de maneras muy diversas. A veces y a pesar de que los agresores/as son conocidos de las víctimas, los abusos comienzan de manera brusca, sin ningún tipo de advertencia. Sin embargo, lo más frecuentes que exista un proceso de “seducción” previo en el que el agresor/a consigue acercarse a la víctima y ganar su confianza.

Por lo tanto como padres debemos tener presente:

El agresor sexual puede ser cualquier persona, no todo agresor es pedofilo.

Indicador Elemental de abuso sexual es el relato del niño, ya que no está en capacidad de inventar algo que no ha vivido, por lo tanto si el niño(a) le confía y revela lo que está viviendo, no lo interrogue afanadamente denuncie y colóquelo en manos de un profesional (psicólogo) que confirme la situación, la discreción evitara que el presunto agresor evada la justicia.

Brindar a los niños, niñas y adolescentes educación sexual, deben aprender a decir “no quiero, no me gusta”, debemos crear niños con buena autoestima, enseñarlos amar su cuerpo, deben conocer sus derechos y deberes; brindarles conocimiento en materia del abuso sexual, enseñarlos a dar alertas (gritos, llamados).

SITUACIONES QUE PUEDEN PROPICIAR EL ABUSO SEXUAL

Padres ocupados

Padres agresivos (temor del niño a revelar la situación vivida, prefiere guardar silencio).

Padres exigentes (crean hijos inseguros y tímidos, haciéndolos presa fácil para el abusador sexual).

Padres ausentes (en la mayoría de los casos, el abusador sexual se involucra con madres solteras, de esta forma tiene menor riesgo de ser descubierto y emocionalmente cubre la carencia afectiva del niño por ausencia del padre.

Mitos del Abuso Sexual Infantil

Los agresores son malos y violentos, solo con ver a la persona se sabe si es abusador sexual, el abusador es la persona que menos usted piensa.

Los abusos sexuales solo ocurren en situaciones económicas de bajo nivel, el abuso sexual se desarrollar en cualquier nivel social.

Los agresores sexuales son personas desconocidas, al contrario un abusador sexual es la persona que tiene mayor confianza en su núcleo familiar o residencial.

Solo se abusan sexualmente a las niñas, por el contrario el abusador sexual no distingue el sexo, lo importante es que tan indefenso se encuentre el niño o niña.