Gobierno peruano pide apoyo a reformas y voto de confianza al Congreso

César Villanueva advirtió que es la segunda vez que se pide la cuestión de confianza al Congreso en el período 2016-2021. (Foto: Congreso)

 

El gobierno peruano pidió el miércoles un voto de confianza al Congreso dominado por la oposición fujimorista, y lo instó a aprobar con rapidez sus propuestas de reformas constitucionales destinadas a combatir la corrupción.

El primer ministro, César Villanueva, acompañado por los 17 ministros del gabinete, asistió a una sesión plenaria en el Congreso en la que formalmente pidió el voto de confianza “y la aprobación de los cuatro proyectos de reforma”, lanzados por el presidente, Marín Vizcarra, en respuesta a un escándalo de corrupción en el poder judicial.

Una de las iniciativas fue aprobada por unanimidad el martes por el parlamento, pero quedan tres pendientes.

“No aceptaremos aprobaciones parciales (…) las reformas son cuatro, no una, no dos, no tres”, advirtió Villanueva al Congreso, que se ha allanado a acelerar la tramitación de las reformas, que cuentan con amplio apoyo de la ciudadanía, según encuestas.

“El país necesita que se aprueben estas reformas para recuperar la confianza de la población” en el sistema político, dijo Villanueva, tres días después de que Vizcarra, amenazara con disolver el Congreso si frenaba los cambios constitucionales.

Tras la advertencia, el Congreso dominado por el partido de Keiko Fujimori, decidió revertir su postura inicial de postergar las reformas para el próximo año y acelerar su aprobación, lo que augura que también concedería el voto de confianza al gobierno en la sesión prevista para este miércoles.

Si lo negara, se produciría un choque de poderes y, según el gobierno, Vizcarra quedaría habilitado para disolver el Congreso y convocar nuevos comicios legislativos, paso que los opositores buscan evitar debido al desprestigio del parlamento. El 82% de los peruanos desaprueba su labor, según un sondeo de Ipsos.

– “No seremos competitivos con corrupción” –
La “luna de miel” de cinco meses entre Vizcarra y Keiko terminó de forma abrupta hace unas semanas precisamente por las reformas, que amenazan el poder del fujimorismo en el parlamento, según analistas.

La disolución del Congreso afectaría a la economía peruana, que viene recuperándose tras la crisis política que condujo en marzo pasado a la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, sustituido por Vizcarra, su primer vicepresidente.

El partido de la hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) mantuvo maniatado a Kuczynski durante sus 20 meses de gobierno hasta que consiguió su dimisión, pero ahora su líder ha perdido popularidad, lo que favorece a Vizcarra y su propuesta de reformas para combatir la corrupción.

“La corrupción se ha convertido en uno de los grandes problemas del país, afectándolo en todos sus niveles”, dijo Villanueva.

“No podemos tener un país (económicamente) competitivo y viable mientras exista corrupción en todos los niveles”, agregó Villanueva.

Vizcarra, quien no acudió a esta sesión parlamentaria porque constitucionalmente correspondía que lo hiciera el primer ministro, dijo a la prensa que el gobierno tiene “toda la confianza en recibir la confianza” del Congreso.

El mandatario viajó a inspeccionar obras públicas a la región norteña de Piura mientras el Congreso debatía el voto de confianza.

El presidente del Congreso, el fujimorista Daniel Salaverry, dijo el martes que el parlamento estaba dispuesto a aprobar las reformas antes del 4 de octubre, lo que permitiría que sean ratificadas en un referéndum en diciembre, como quiere Vizcarra.

El mismo martes, el Congreso aprobó un nuevo sistema de designación y control de jueves, una de las cuatro reformas, aunque quedan pendientes otras tres netamente políticas.

Éstas son la prohibición de la reelección de legisladores, la restitución de la bicameralidad del Congreso y la regulación del financiamiento de los partidos políticos.

Los analistas estiman que la prohibición de reelección es la reforma más resistida por los legisladores.

– Referéndum el 9 de diciembre –

Pese al tono conciliador adoptado por algunos líderes opositores tras la amenaza de disolver el Congreso, otros mantuvieron un tono beligerante.

“Este gobierno no ha hecho nada y viene a pechar (enfrentar) al Congreso”, declaró ante el plenario la fujimorista Lourdes Alcorta.

Vizcarra, quien cumple seis meses en el gobierno este domingo, planea que las reformas sean ratificadas por la ciudadanía en un referéndum el 9 de diciembre, en coincidencia con la segunda vuelta de los comicios de gobernadores.

Para poder hacer la consulta ese día, las reformas deben estar aprobadas 60 días antes, según la ley.

 

AFP