Solo uno de cada diez carabobeños logra consumir carne al menos una vez a la semana

Venezuela registró este mes de octubre una inflación del 50,6 %, respecto del mes anterior, entrando técnicamente en hiperinflación al rebasar por primera vez en su historia el umbral del 50 % que define este último concepto. EFE/MIGUEL GUTIÉRREZ

 

Mientras el presidente Nicolás Maduro come los más finos cortes de carne en uno de los restaurantes más lujosos del mundo, donde un plato puede costar desde 400 dólares, en Venezuela apenas uno de cada diez carabobeños logra alimentarse con esta proteína una vez a la semana, según denunció este lunes el dirigente Armando Amengual.

Nota de Prensa

Citando un estudio elaborado por Moore Consulting, Amengual precisó que solo 15% de los carabobeños consultados expresó haber consumido carne al menos una vez durante la última semana, mientras que la mayoría apenas puede alimentarse con harina de maíz yuca, ocumo, ñame o apio.

“A toda la crisis económica que viene sufriendo el país, se suma esta nueva regulación de precios que ha hecho desaparecer otra vez la carne y el pollo de los anaqueles, conllevando a que se agudice la disminución del consumo de esta proteína en el pueblo venezolano”, precisó Amengual.

El dirigente señaló que muchos carabobeños han tenido que recurrir a pastas, granos y arroz como alternativa para alimentarse “aún a sabiendas de que este tipo de alimentos no tienen los mismos nutrientes necesarios para el cuerpo humano”.

“Pero además es imposible para una familia comprar un kilo de carne cuando se consigue solo en el mercado negro a precios mucho más elevados de los que ya había cuando no se había promulgado toda esta nueva regulación de precios supuestamente acordados”, añadió.

Precisó que de acuerdo al estudio, apenas 8,6% de los carabobeños ha logrado consumir pollo en la última semana, mientras que 6,5% ha tenido posibilidad de adquirir productos lácteos como leche o yogurt.

De igual forma, dijo que solo uno de cada 10 carabobeños ha podido alimentarse con pescado mientras que apenas 13% ha consumido pan o harina de trigo.

“Son cifras realmente alarmantes que se traducen en niveles de desnutrición que comienzan a reflejarse con mayor severidad especialmente en niños, adolescentes y adultos mayores”, añadió.

Exigió que a propósito del incrementó en 60.000% del costo de las cajas de alimentos Clap, se incluyan carnes, pescados, pollo y huevos, “porque hasta ahora solo se han limitado a distribuir granos, harinas y aceites que difícilmente cubren la dieta normal que debería tener un venezolano”.