WSJ: Venezolanos desesperados cruzan una frontera violenta y sin ley hacia Colombia (FOTOS)

(Foto WSJ)

 

El comandante de la policía colombiana admite que detener a los refugiados es inútil: “¿Cómo van a controlar la entrada de venezolanos cuando el problema es que tienen hambre?”, publica The Wall Street Journal.

Por Juan Forero |Fotografías de Stephen Ferry para The Wall Street Journal
Traducción libre del inglés por lapatilla.com

(VILLA DEL ROSARIO, Colombia) Para escapar de Venezuela hace varios días, nueve migrantes se tambalearon a través de matorrales, vadearon el río Táchira con equipaje sobre sus cabezas y pasaron por una granja para llegar a este remanso abarrotado de sus compatriotas.

Como muchos otros, solo tenían unos pocos dólares en pesos colombianos y un plan vago: llegar a una gran ciudad colombiana o llegar hasta el Perú, a pie si fuera necesario. Primero, tenían que navegar por los senderos clandestinos de una frontera sin ley, a veces violenta, que cada vez más venezolanos indigentes y hambrientos están recorriendo para huir del país.

“Darwin dijo que solo los aptos sobreviven, y sobrevivir es lo que hacemos en Venezuela”, dijo Jorge Useche, de 43 años, explicando por qué había tomado un autobús de 10 horas hasta la frontera para cruzar ilegalmente a Colombia. “No importa si eres ingeniero, bombero o médico. Si no te adaptas, no vas a sobrevivir “.

 

Al carecer de pasaporte, Jorge Useche se abre paso entre los arbustos en un camino entre su Venezuela natal y Colombia. A continuación, toma un descanso con otros inmigrantes que hacen el mismo viaje (Foto WSJ)

 

(Foto WSJ)

 

 

Detenerlos es casi inútil, los comandantes de la policía colombiana lo admiten fácilmente. Hay cientos de  trochas ilegales a lo largo de la frontera de 1.400 millas, que las autoridades estiman que son utilizados por miles de venezolanos diariamente. Ya, casi 1 millón de venezolanos viven en Colombia

“¿Cómo controlas esto?”, Preguntó un frustrado coronel de la policía colombiana, Carlos Girón, cuyos oficiales patrullan aquí. “Hacemos patrullajes nocturnos, patrullajes diurnos, pero es muy difícil hacer algo efectivo porque cómo vas a controlar a las personas cuando el problema es que tienen hambre”.

Es el mismo problema que enfrentan los Estados Unidos y Europa, que han luchado para evitar que los migrantes crucen largas y permeables fronteras que son difíciles de patrullar. Pero mientras que los inmigrantes sudamericanos en el pasado se dirigían principalmente a los Estados Unidos, no habían emigrado a países vecinos en un número tan grande en tan poco tiempo.

Las ramificaciones son enormes para América del Sur, que ha visto a la población de venezolanos en nueve países pasar de 87.000 en 2015 a más de 1.5 millones este año. Las autoridades migratorias temen que los arribos solo aumenten en los próximos meses a medida que las políticas en Venezuela que muchos economistas llaman empeoran la escasez de alimentos y la hiperinflación, que se espera llegue al 1 millón por ciento.

 

Los agentes de la policía colombiana persiguen a los contrabandistas mientras mantienen el orden a lo largo de las rutas que utilizan los migrantes para huir de Venezuela (Foto WSJ)

 

Ya, a 1,000 millas de distancia en la frontera ecuatoriana, 70.000 venezolanos ingresaron por el puente principal con Colombia en junio, un 450% más que en el mismo mes del año pasado. Perú, el segundo receptor de venezolanos en América, tiene un enclave de más de 350.000 venezolanos, frente a los 2.300 de hace solo tres años, dijo la Organización Internacional para las Migraciones.

Para muchos de los que buscan una nueva vida, la odisea comienza aquí, en los 70 senderos clandestinos, o trochas, a lo largo de la frontera de 22 millas de Villa del Rosario con Venezuela.

Algunos de los senderos son senderos llenos de ropa vieja y heces humanas que se cuelan entre los arbustos. Otros son lo suficientemente grandes como para que puedan pasar autos y camiones, que los contrabandistas usan para transportar gasolina venezolana subsidiada que se vende ilegalmente a unas pocas millas de distancia, en Cúcuta, con una población de 700.000 habitantes.

“Las personas y los vehículos entran fácilmente, y se puede ver la prueba aquí”, dijo el Sr. Girón, el comandante de la policía, de pie sobre pistas de neumáticos nuevos, mientras un equipo de oficiales fuertemente armados escaneaba el río.

Poco después, el Sr. Girón y sus oficiales se encontraron con migrantes y contrabandistas venezolanos a pie, algunos cargando bolsos de bienes increíblemente grandes para la venta, desde fajos de papel hasta ejes de llantas.

 

Los inmigrantes que ingresan ilegalmente a Colombia tienen que vadear el río Táchira que separa los dos países. A menudo están sin un centavo, llevando solo sus posesiones (Foto WSJ)

 

El coronel advirtió a un hombre, llevando docenas de botellas de bebidas de malta, “Sabes que podría llevármelo, ¿no?”
“Por supuesto, es su derecho”, respondió el hombre, un venezolano. Pero le suplicó al comandante de la policía, recordándole la situación en Venezuela. “Nos están matando con hambre, señor”, le dijo a  Girón.

 

(Foto WSJ)

Con tanto territorio para patrullar, y tanta gente usando los senderos, la policía lo dejó cruzar la frontera.  Girón dijo que sus oficiales concentran su energía en arrestar a aquellos que trafican con gasolina o carne venezolana que tiene precios controlados, la cual pasan escondida debajo de en carros viejos para venderlas en mercados pequeños.

El largo viaje

Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia
Calzado dejado a lo largo de los senderos clandestinos que utilizan los migrantes venezolanos para viajar desde Venezuela a Colombia

 

Los migrantes tienen más de qué preocuparse que solo por las autoridades colombianas. La policía y los militares dicen que el lado venezolano está controlado por guerrillas colombianas del Ejército de Liberación Nacional (ELN), mientras que Colombia cuenta con grupos narcotraficantes como el Clan del Golfo, cuyos miembros extorsionan a los migrantes.

“Son enemigos”, dijo sobre los grupos armados el alcalde de Villa del Rosario, Pepe Ruiz. “Si una pandilla aquí está extorsionando dinero a la gente, entonces allí los matarán”. O si un miembro del ELN viene aquí, las pandillas lo ejecutarán “.

En un pequeño parque en San Antonio, Venezuela, al otro lado de la frontera, el jefe de un grupo de contrabandistas venezolanos dijo que sus hombres han luchado contra las pandillas del lado colombiano.

Los hombres jóvenes del grupo, algunos armados con pistolas de 9 mm, también transportan a los venezolanos a través de un camino que controla el cacique, que se hace llamar Yayo. En un día cualquiera, cruzan 300, dijo.

 

La policía colombiana busca a un migrante que ingresa a Colombia con un saco de papel gigante que planeaba venderle a un reciclador (Foto WSJ)

 

“Estos senderos alternativos son para aquellas personas que no cumplen con los requisitos del puente: no tienen pasaporte ni identificación”, dijo Yayo, al referirse al Puente Internacional Simón Bolívar que une los dos países. Sostiene que su grupo garantiza el paso seguro, algunas veces gratis para aquellos que no pueden pagar.

Sin embargo, una tarde reciente, los que estaban en el camino pagaron el equivalente a $ 7 a los guías que los llevaron.

 

Hernán Rodríguez cruzó la frontera para Villa del Rosa, donde intentó descubrir cómo tomar un autobús para llevarlo a Bogotá. (Foto WSJ)

 

Uno de los migrantes, Hernán Rodríguez, de 58 años, dijo que el viaje, el primero fuera de Venezuela, no había sido muy digno. Para mantener su ropa seca cruzando el río, se había quitado la ropa interior y había llevado su pequeña maleta por encima de la cabeza. Su negocio se había arruinado, explicó, y estaba buscando una nueva vida en la capital colombiana. “Estaría terminado si me hubiera quedado”, dijo, describiendo cómo se había desenmarañado la vida cómoda en el país. “La gente mendiga, comen basura. Lo ves todo y dices: ‘Esto no es Venezuela’ “.

Con un puñado de dólares estadounidenses, pudo comprar un billete de autobús a Bogotá.

 

Carlos Eduardo Alvarado planeaba caminar con un grupo de amigos a Medellín, unos 360 millas de distancia, donde esperaban encontrar trabajo (Foto WSJ)

 

Pero la carretera que conduce desde esta región fronteriza está llena de venezolanos que no tienen dinero para el autobús. Ellos caminan, llevando equipaje, botellas de agua, bebés,  a veces cientos de millas y en altitudes que superan los 11.000 pies.

Carlos Eduardo Alvarado, de 38 años, hizo el cruce ilegal a Colombia y, hace varios días, caminaba con un pequeño grupo de amigos. Todos ellos habían venido de Barquisimeto, a unas 350 millas en el interior de Venezuela. Tenían 360 millas delante de ellos antes de llegar a Medellín, donde esperaban encontrar trabajo.

Para  Alvarado, era imperativo: tenía cuatro hijos que alimentar en su hogar. “La verdad es que” dijo Alvarado, “si hay trabajo en el camino lo tomaré para no tener que ir tan lejos “.

Ansiosos por escapar de la escasez de alimentos y la hiperinflación, los venezolanos se dirigen a la principal carretera de Colombia desde la frontera hasta el interior del país.

Juan Forero
[email protected]